Make your own free website on Tripod.com

Capítulo IX: averiguando unas verdades

 

Era un lugar extraño, al parecer era un lugar donde había seres extraños.. parecidos a él... era un lugar en el que nunca había estado... Inuyasha ve todo ese lugar...

 

- Dónde, dónde estoy? Qué es este lugar??

 

Al fondo ve una silueta un poco mas alto que él, por alguna extraña razón se siente atraído a ella, el hanyou se acerca lentamente hacia él...

 

- Qué... qués esto??

 

Y ve que la silueta se le señala algo, este ve que se trataba de su espada, de su Tessaiga. Luego se aprecia como ese ser desenvaina otra espada parecida aunque parecía estar en mejores condiciones.

 

La silueta comienza a acercarse lentamente hacia el hanyou y éste, por alguna extraña razon no puede moverse... intenta escapar de ahí pero... de pronto aparece una segunda silueta pero con otra espada... Inuyasha se queda helado por que ve... logra ver unos ojos de colo ámbar en uno y en el otro una marca de luna creciente en su frente.

 

- Demo... quienes.. son? Quienes son ustedes????- decía confundido.

 

Las dos siluetas señalan la Tessaiga, al parecer le decían que se acercara a ellos pero Inuyasha parecía algo... temeroso, era la primera vez que se mostraba esa faceta del hanyou...

 

- Por qué? Por qué quieren mi espada?

 

Inuyasha despierta de golpe, un sueño lo había perturbado y ve que ya había amanecido, siente el fresco aire de la mañana pasar por su rostro y su cabello plateado; mira por todos lados dándose cuenta que todo parecía estar bien.

 

- u.u todo era un sueño... aunque no es la primera vez que lo sueño...

 

Se podía ver que Inuyasha tenía esa clase de sueños de manera seguida, siempre era despertado de esa forma, de ponto baja su vista y ve a Jun dormir plácidamente recargado en el tronco del árbol. Inuyasha baja de árbol y lo ve mientras en sus brazos tenía a la pequeña Kirara.

 

- Quiero refrescarme un poco...

 

De esa forma, Inuyasha se aleja de ahí y busca un río o algo para refrescarse un poco, no muy lejos de ahí se encontraba lo que buscaba... siente el agua un poco fría pero piensa que así es mejor.

 

El hanyou lentamente comienza a desvestirse para luego bañarse un poco... sentía el agua mojar su piel y se siente un poco mas tranquilo, parecía disfrutar eso y nada un poco...

 

Por otra parte, Kagome se despierta a causa de los rayos del Sol que la cegaban ya un poco, ve que estaba en una especie de bosque y Kirara seguía dormida.

 

- Kirara...

 

El animalito se despierta y ronronea un poco con tal de que su ama lo acaricie un poco, ella así lo hace y luego se levanta. Kagome se estira un poco y sonríe al ver que amaneció... aun por su mente pasaba esa pregunta del por qué dejó vivir a Inuyasha...

 

- Mmm? Inuyasha?- dice la chica extrañada al no verlo.

 

Kagome comienza a llamar al hanyou y no lo ve, decide alzar su vista al árbol donde se quedó dormido la noche anterior y ve que la rama estaba vacía.

 

- Dónde... debería de estar? No lo veo....

 

Entonces Kirara comienza a tastrear el olor de Inuyasha, Kagome se da cuenta y se acerca a Kirara.

 

- Al parecer sabes donde está, verdad?- dice Jun con una sonrisa en sus labios.

 

Kirara la mira como diciendo que tenía razón, así Kagome comienza a seguir a Kirara en su búsqueda por Inuyasha. No caminan mucho tiempo por el lugar... Kagome se mete entre los arbustos para ver a Inuyasha.

 

El hanyou seguía nadando tranquilmante en esa agua tan refrescante, aunque de pronto siente que alguien lo observaba.

 

- Quien está ahí????????

 

Cuando dice eso, utiliza sus garras de acero para acabar con su espía... siente como ese esquivaba el ataque pero... se da cuenta que era Jun que se moja todo al caer al agua.

 

- O.O Jun?- dice otodo extrañado.

 

Kagome se soba un poco la cabeza y enojada intenta contestarle al hanyou.

 

- Inuyasha! Por...- estaba muy molesta pero..

 

No puede temrinar de hablar, la chica o mejor dicho Jun, se queda helada ante lo que veía... Inuyasha estaba totalmente desnudo del modo que ella ve todo sobre él...

 

- Mm?- Inuyasha se le queda viendo extrañado- Estás bien.... oye!- se acerca un poco más a Jun y lo invita a refrescarse- Por qué no te metes también? El agua está deliciosa

 

Inuyasha jala a Jun del modo que la hace entrar al agua, Kagome estaba casi roja a lo que estaba viendo y cerraba los ojos.

 

- O.o Jun! Vamos no seas tan así!- decía divertido el hanyou pero sobretodo nota los ojos cerrados de Jun- Somos hombres, así que no hay de que preocuparnos!

-Si supiera...- pensaba la chica ya casi colorada.

 

La pobre chica no podía casi ni hablar, lo único que deseaba en ese momento era que Inuyasha la dejara ir y escubullirse...

 

- Inuyasha... espera  no!- decía Jun mientras intentaba escapar.

 

Inuyasha estaba desvistiendo al pobre de Jun pero... cuando intentaba quitarle el gi, recibe un puñetazo por parte de Kagome.

 

- Y quiero tomar un baño, que sea yo solo!- contesta con gran enfado Jun e Inuyasha se molesta a eso.

- De lo que te pierdes amigo.

 

Kagome se va corriendo de ahí y casi no puede ni respirar, había visto demasiado; y nunca en su vida había visto a un hombre de ese modo... sin nada de ropa, como kami lo trajo al mundo.

 

- Ese maldito depravado... se las... verá conmigo.... kami!!! No me puedo quitar esa imagen.... arggg piensa en Seshoumaru, piensa en Sesshoumaru!- pensaba la chica con la respiración casi entrecortada y más roja que la misma cereza.

 

Las cosas no parecían resultar muy bien, en otro lugar Sesshoumaru estornuda un poco y lentamente se acercaba a un castillo con Royoukan, Jaken y Miroku; éste último los alcanzó en el viaje de Hokkaido hacia Shinkoku.

 

- Haber si entendí...- intentaba explicarse el monje- has podido saber algo con respecto a todo esto?

- Puede y no puede ser...- contesta Sesshoumaru con seriedad.

 

No pasó mucho tiempo cuando ellos estaban enfrentede la puerta de lo que parecía ser un castillo, los guardias lo abren y dejan el paso a los visitantes.

 

Al paso de unos minutos loes presentes se acercan a la puerta principal... Kouga ya los esperaba.

 

- Pero si es Sesshoumaru junto con los agregados y Miroku-san- saluda Kouga con una sonrisa un tanto burlesca.

-Lo mejor sería que me dijeras Lord, no tienes derecho a decirme tan bajo- habla Sesshoumaru en un tono serio.

- ¬¬ como que agregado!- por su parte, a Jaken no le agrado nada ese comentario al igual que Royoukan.

- Que pocos modales tiene!

- ¬¬ me vale...- pero a Kouga ni le importaba sus comentarios.

- Sesshoumaru tiene unas cosas importantes de que hablar...- dice Miroku como tratando de regresar al tema y Kouga muestra un poco de interés.

- Si es de Kagome con gusto lo escucharé.

- Pueda que lo sea...- el youkai de Hokkaido habla ligeramente fastidiado.

 

Hay un gran silencio entre ellos, aunque Kouga mira un poco preocupado a sus visitantes.

 

- No he podido localizarla, no han encontrado rastro de ella por algún lado.

- Tus hombres no saben buscar que es diferente...- contesta con severidad el inu youkai- demo hazlo con cuidado, pues esa Kikyou-san nos vigila el paso.

- Opino lo mismo...- interviene Miroku en esa conversación- Kikyou no es cualquier persona... a todos en Honshu se nos hizo extraño que ella estuviese ahí...

 

Ambos youkai se sienten un poco interesados ante eso, Miroku se alegra un poco sobre eso.

 

- Se suponía que no tenía permiso de tocar tierras de Honshu, aunque parece que ese permiso se perdió al morir Tenno-sama.

- Suena interesante...- dice pensativo Sesshoumaru- de todas formas no me agrada esa humana...

-Y qué es eso tan importante?- Kouga mira a Sessh con ganas de saber a lo que se refería Sesshoumaru unos momentos atrás.

 

Sesshoumaru saca de sus ropas un pequeño rollo que parecía ser un documento de gran importancia, lo pone en la mesa que estaba ahí y comienza a hablar.

 

- La unica forma de que la Alianza desaparezca, es usando un poder de alguna de estas cuatro islas... es decir alguien de nosotros fue...- explica mientras observa a los presentes con sus fríos ojos.

- Yo no lo hice, no sé pero pienso que fue ese Naraku!- responde al instante Kouga- Nunca se presenta cuando se le necesita.

- Puede ser...- analiza un poco las cosas Miroku.

- Nunca dije quien...- contesta el inu youkai- solo que...- se queda pensativo por unos instantes y su mirada cambia- fue con una de mis armas.

 

Cuando escuchan eso Miroku y Kouga se quedan helados, Jaken y Royoukan mas o menos sabían a lo que se refería su amo.

 

- El arma que usaron para robarse el Shikkon sin lugar a dudas es del mismo material que las armas que se fabrican en Hokkaido, lo extraño de todo...- explicaba Sesshoumaru pero por un instante ya no sabía qué decir- es de una espada perdida hace tiempo.

- No entiendo lo que tratas de decir?- pregunta Miroku confundido a todo eso.

- Nosotros, los inu youkai... sobretodo el líder...-menciona el de Hokkaido- que antes era mi padre Inutaisho-sama tenía en su poder tres espadas las cuales, dos de ellas fueron entregadas demo...- se queda en silencio unnos segundos- nunca supe que pasó con esa espada, cuya habilidad de cortar el viento un día desapareció...

 

El inu youkai mira por la ventana del castillo de Kouga, observa como los vasallos de su compañero iban de un lado a otro, luego toma un poco de aire y..

 

- Aunque creo que mi padre se la dio a mi hermano...

- Que??????????????????????????????????- Kouga se queda sin palabras a lo que había escuchado.

 

Kouga no se lo creía, nunca en su vida Sesshoumaru comentó que parecía tener un hermano, Miroku también estaba un poco sorprendido ante eso.

 

- Esa espada sin lugar a dudas le pertenece...- la mirada del youkai cambia y sus palabras más decididas- aunque... representa la deshonra de nuestra familia...

 

Al decir esas palabras de nuevo su rostro se torna serio y frio.

 

- Y... entonces, que vamos a hacer?- pregunta el monje.

 

Ambos siguen hablando un poco, cerca de ahí... se puede decir que muy cerca; una chica de cabellos azabaches se desvestía y nada un poco, aunque Kirara vigilaba el lugar para que nadie la viera.

 

- Estás segura de que no hay nadie?- pregunta Kagome dentro del agua.

 

El animalito no dice mas y Kagome sale de esa agua tan refrescante, Inuyasha se había ido de ahí del modo que da oportunidad a la chica de bañarse un poco, se viste y amarra su cabello con esa cinta blanca que siempre lleva.

 

- De verdad que no me gustaría que viera quien soy realmente...- decía Kagome un poco preocupada.

 

Por unos instantes la chica escucha un grito, lo que provoca que Jun corra del modo que busca la causa de ese sonido... ve que estaba cerca de donde se había bañado y mueve unos arbustos dándose cuenta que era... una chica de cabellos pelirrojos peinados con dos coletas... aprecía que estaba asustada...

 

- Que alguien me ayude!!!!!!!!- gritaba con terror la chica.

 

Jun ve que había unos demonios en forma de serpientes que deseaban atacar a la chica, entonces Kagome toma su arco y una flecha del modo que acaba con ellos en un solo instante.

 

La chica extraña gira su vista al ver el lugar donde provenían dichas flechas... se da cuenta que era un chico de cabellos largos azabaches con vestimentas de batalla.

 

-... un... Hombre....

 

Esa chica estaba por desmayarse aunque Kagome logra atraparla en brazos y la chica regresa en si, cuando lo ve...

 

- Maldito pervertido!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Gira tan fuerte que Kagome no sabe que hacer y al mismo tiempo recibe una bofetada de parte de la chica... pues, esa chica estaba totalmente desnuda y se va de ahí.

 

- Oye! Espera... yo...- de´cia Kagome toda apenada.

 

Pero se detiene, sabía que no era buena idea revelar que era una mujer y mas si decía que era la persona que en estos instantes Naraku buscaba celosamente y que Inuyasha en cualquier instante iba a asesinar, pero... cual va siendo la sorpresa para Jun que se ve rodeada de guardias; Kagome se queda extrañada al ver el tipo de hombres que la rodeaban.

 

- Son youkai... ookami...- piensa la chica al verlos.

- Será mejor que ni intentes escapar, puedes morir- dice uno de ellos.

- Y mas por intentar tocar a la prometida del señor Kouga- habla otro youkai.

 

Cuando escucha esas palabras, Kagome se queda extrañada... pues no sabía que Kouga estuviese comprometido.

 

- Ay dios!... estoy en Shinkoku... si veo a Kouga, podré decirlo todo y la pesadilla con ese Inuyasha habrá acabado si!!!!!!!!!!- piensa la chica y siente que una luz la ilumina.

 

Los guardias se quedan extrañados porque se dan cuenta que Jun baja la guardia y deja que se la lleven... Kirara estaba escondida detrás de unos arbustos y lo ve todo... corre hasta llegar al mar... ahí estaba Inuyasha, observando el mar. El hanyou siente como el animalito toma sus ropas.

 

- ¬¬ que mosca te picó?- dice Inuyasha extrañado.

 

El animalito intenta decirle que Kagome había sido llevada, Inuyasha logra entender un poco lo que decía.

 

- Que Jun fue llevada por unos hombres?? Será mejor que vayamos pronto! Es humano y aquí es la tierra de los lobos!- decía un poco preocupado el hanyou.

 

Inuyasha corre para intentar salvar a Jun, Kirara se transforma en ese gato gigante... Inuyasha queda insinuado de que se suba a su lomo y así lo hace, los dos se elevan por los cielos para llegar mas pronto.

 

En el castillo Kouga y el resto hablaban un poco... aunque escucha el grito de una chica que le hace temblar.

 

- Kouga! Kouga!!!!!!!

 

Tanto Sesshoumaru como Miroku se quedan extrañados al ver a una chica de cabellos pelirrojos y ojos verdes llegar llorando, y abraza fuertemente a un Kouga que deseaba escapar.

 

- Ayame! Pero que demonios haces aquí???- dice molesto el lobo mientras la separa de él- Que no sabes que estoy en un asunto pendiente??

- T.T no me importa! Un hombre quiso tocarme!!!!!!!!!- decía entre lágrimas la chica, Sesshoumaru molesto pero ligeramente divertido interviene en el asunto.

- Kouga, se puede saber que hace esta mujer aquí??- dice molesto el inu youkai- No se supone que es privado?

- Ayame...- Kouga esuchca las palabras de Sesshoumaru y le pide que se fuera- luego hablamos, demo que quieres decir con eso?

- Fui a bañarme al rio y unos demonios intentaban atacarme... pero luego un chico humano me salvó la vida y luego....  INTENTÓ TOCARME EL DEPRAVADO!!!!!!!!- explicaba la chica aun con los ojos llorosos.

 

Kouga suspira fastidiado ante eso pero se molesta un poco a lo que dice Ayame.

 

- Y que pasó con ese tipo?

- Lo están llevnado a los calabozos!- dice Ayame más tranquila.

- De acuerdo, iré de una vez...

- Te acompaño- Seshsoumaru se levanta de su asiento y mira divertido a Kouga-... quien és? Tu novia?

 

Eso último lo dijo en tono divertido lo que provoca que Kouga se enoje y lo vea seriamente.

 

- Pobre Kagome, si estuviera aquí..- decía en un tono semi-melodramático- estaría triste al saber que la engañas!

- ¬¬ te callas?- contesta Kouga enojado.

- ¬¬ y quien es esa Kagome???- pero Ayame los escucha y mira seriamente a su prometido.

 

Sesshoumaru y Kouga se encienden y la ven seriamente y al unísono le contestan:

 

- MAS RESPETO PARA KAGOME-SAMA!!!!!!!!!!- dicen ambos youkai.

- O.OU

-....- Miroku solo suspira un poco.

- ¬¬ no me importa que sea importante, que tiene esa mujer que no tenga yo!!!!!- decía muy molesta Ayame- Kouga tú sabes a la perfección que eres mi prometido.

 

El lobo odiaba que le recordaran eso, Sesshoumaru por dentro sonríe y del mismo modo ya tenía una gran idea de vengarse de todas las que le ha hecho el ookami pasar, solo Jaken y Royoukan se dan cuenta del gesto que hace su amo, lo conocían muy... bien.

 

De ese modo, Kouga va hacia los calabozos en compañía de Sesshoumaru, Miroku y Ayame... cuando llegan, los guardias les permiten el paso y llegan hasta la celda de hasta el fondo... ahí yacía sentada Kagome o mejor dicho... Jun.

 

Kagome sentía una gran emoción dentro de si al saber que estaba viendo a personas que estimaba mucho, deseaba con todas las ganas decirles quien era pero imaginaba que era peligroso hacer eso.

 

- Un humano en Shikoku?- dice Kouga seriamente- Es extraño... y mas porque aquí los seres que viven en los alrededores matan a humanos sin importar como sean.

 

- Puede ser..- contesta con seriedad Jun.

- Tú intentaste tocarme!!!!!!- dice Ayame.

- Hasta crees que lo haría?- Jun estaba más serio- Se respetar a una mujer como se debe, si pensaste eso... te equivocas me acerqué a ti porque estabas a punto de chocar contra una roca.

- No te creo...- interviene el lobo- Ayame no será la mujer que amo pero, es imperdonable que un humano de tu clase haga esas cosas...

- Yo le creo...- dice Sesshoumaru seriamente y Kouga se queda en silencio.

 

Los presentes se quedan extrañados, pues Sesshoumaru miraba fijamente a Jun y éste hace lo mismo.

 

- Después arreglo ese asunto contigo, como te llames... me voy...- se despide Kouga y se retira del lugar.

 

Los únicos que se quedan ahí eran Sesshoumaru y Miroku, Jun se sentía un poco incómodo hasta que Miroku...

 

- Ka... Kagome...

 

Jun no decía palabra alguna, solo que de sus labios aparece una sonrisa tan cálida y de ese modo corre hacia Miroku para abrazarlo.

 

- Miroku!!!!!! Estoy feliz de verte!!!!!- dice con gran alegría Kagome.

- Kagome, ya sabía que no estabas muerta! Lo sabía!- Miroku igual estaba contento de verla, era lo que más deseaba.

- Pasé por mucho, tenía miedo...- la chica de Honshu comienza a llorar- los extraño a todos!

 

Sesshoumaru estaba mas tranquilo y al mismo tiempo parecía contento de saber eso... que Kagome nunca estuvo muerta...

 

- Te dejo con ella... luego me entero- Miroku se acerca al oído de Seshsoumaru y sonríe un poco.

 

La chica se sonroja un poco y ve que Sesshoumaru estaba ahí, el frío youkai sonríe ligeramente y de ese modo Kagome sonrie con mas energía.

 

- Sesshoumaru.. yo....

- Desde que te vi, sabía que eras tú... tú olor no me engaña...- comenta el imponente youki- si que sabes pasarte por chico.

- Lo hago por seguridad...- explica la chica un poco más tranquila- de todas formas... Naraku piensa que no estoy muerta.

 

Hay un sliencio en ambos y el youkai sin importarle la abraza con suavidad, ella se pone un poquito mas roja y luego llora.

 

- No te preocupes Kagome, esto ha terminado... ya no pasarás cosas duras...- decía el inu youkai mientras la abraza.

- Lo sé...- Kagome tenía lágrimas en sus ojos- estoy feliz de verlos aunque...

 

La chica se separa de él y su cara se torna de preocupación, eso pone extrañado a Sesshoumaru que toma sus manos para sentir lo cálidas que estaban.

 

-Si quisiera, en este instante me quedaría con ustedes... demo, si es así puede haber problemas... – decía con la mirada hacia el suelo- pues ando viajando con el guardaespaldas de Kikyou, me lo topé por casualidad e intento saber que pasa...- explica la líder de Honshu pero el inu youkai la interrumpe.

- Ya veo, entiendo perfectamente lo que intentas decirme Kagome.. y... que harás?

- Debo de llegar a Honshu, pues siento que las cosas no están bien...

- Miroku-san ha dicho algo sobre eso..

- ... entiendo... entonces solo quiero pedirte un favor...

 

El youkai pasa la mano de Kaogme por su rostro y la mira con esos fríos ojos dorados.

 

- Si es por tu seguridad, haré lo posible..

- Que nadie mas sepa sobre esto, no le cuentes ni siquiera a Kouga..- habla la chica mientras lo mira fijamente- todo se sabrá en su momento...

 

Así Sesshoumaru acerca a Kagome y la rodea con sus fuertes brazos, era de esperarse que un youkai estuviese todo ese tiempo preocupado por una humana... por ella... por Kagome..

Continuará

regresar a principal