Make your own free website on Tripod.com

Capítulo III: Kikyou ha llegado

 

Los días seguían pasando... del modo que llega ese día en el cual Kikyou estaba por pisar Honshu, todos los del castillo estaban realmente nerviosos porque hacía mucho tiempo que no la veían por esos lares.

 

Para esa ocasión, los presentes no hacían mas que estar de un lado para el otro, aunque para desgracia de Kagome ella tiene que salir de viaje, pues Sesshoumaru se lo había pedido y ella... deja a todos con sus instrucciones.

 

- ¬¬U esa Kagome, parece que no le importan mucho sus deberes- decía una Sango ligeramente molesta por la ausencia de la chica.

- n.nU pero era necesario que fuese a Hokkaido, pues Sesshoumaru-sama requería de su presencia- Miroku por su lado, hacía todo lo posible por calmar a la chica exterminadora.

- Tienes razón, en fin... se supone que hoy llegaba Kikyou-sama.

 

Miroku se siente un poco nervioso, algo que Sango logra sentir...

 

- Te sucede algo?

- O.OU…. eh… nada! n.un- contesta Miroku.

- Lo mejor será que estemos listos, pues sabes a la perfección que Kagome-sama no quiere que haya errores en su ausencia.

 

Por otro lado, en un barco... se podía observar que este estaba llegando a Honshu, al mismo tiempo como una mujer salía de él con una capucha que cubría su rostro... ella al ver Honshu sonríe un poco.

 

- Honshu ha cambiado mucho... mi padre ha hecho un buen trabajo..

 

En ese instante algunos guardias de un aspecto fuera de lo común, se acercan a ella y le hacen una reverencia.

 

- Es momento que vayamos al castillo, su hermana Kagome-sama la espera- dice un guardia que hace una reverencia a la mujer.

- Esa Kagome, en fin... dónde está mi guardaespaldas?- pregunta en un tono ligeramente arrogante.

- Se refiere... se refiere...- otro guardia contesta y parecía algo nervioso.

 

Pero la mujer parecía estar molesta por lo que alza mas su voz y la capucha cae en sus hombros, mostrando su rostro, era una chica de cabellos azabaches largos y ojos cafés...

 

- ENTONCES DÓNDE RAYOS ESTÁ ÉL??? DIJO QUE ESTARÍA AQUÍ A MI LLEGADA!- dice molesta la dama.

- Discúlpenos Kikyou-sama, no sabemos dónde está- un guardia más intenta tener el perdón de su líder.

- Como siempre ustedes son unos inútiles!- suspira molesta Kikyou pero escucha una voz a lo alto.

- Kikyou, no sabía que llegarías hoy...

 

La mujer alza su vista y se da cuenta que una silueta estaba arriba de una rama de un árbol, este salta y queda a poca distancia de ella.

 

- Pero cómo se atreve a hablar con ella con esa informalidad???- uno de los guardias replica ante la falta de modales por parte de ese visitante extraño.

- Inuyasha, hasta que te apareces- sonríe ligeramente Kikyou.

- Como me dijo, estoy aquí desde hace un tiempo- Inuyasha hace una ligera reverencia a Kikyou.

- Bien Inuyasha, es momento de que vayamos al castillo.

- Hai! Como ordene- asiente el hanyou.

 

Inuyasha era un ser de largos cabellos plateados y ojos dorados profundos, tenía unas agradables orejas de perrito y vestía con una hakama de color negro y un gi de color blanco y en sus manos llevaba una espada.

 

De esa forma, ambos seres se dirigen hacia el castillo de Kagome, hacia el castillo de los Jingo...

 

Mientras tanto, cerca de ahí... Kagome estaba saliendo de un barco mientras Sesshoumaru se despedía de ella.

 

- Así que... ella irá a Honshu?- comenta el youkai de Hokkaido.

- Si, no sé que quiera pero por algo estará aquí- Kagome contesta un poco seria.

 

Entonces el youkai abraza a Kagome(o.o que atrevido!) y ésta se sonroja un poco a la acción del youkai.

 

- Yo este...

- No digas mas, mejor regresa allá creo que te esperan.

 

La chica sonríe y baja por completo del barco del modo que Sesshoumaru se queda ahí. De esa forma Kagome es llevada rumbo a su hogar.

 

En el castillo de los Jingo, todos ya estaban listos a la llegada de Kikyou, pues era la hermana gemela de Kagome y por lo tanto se le debería de dar un trato especial(u.u probrecitos, los compadezco con santo paquete que les he puesto!). Miroku por su parte como siempre, sale del castillo y ve que Kikyou iba en una especie de carruaje y a su lado estaba Inuyasha, el monje se acerca y...

 

- Es un honor tenerla de nuevo en Honshu... Kikyou-sama.

- Gracias, dónde está Kagome?- pregunta sin importar mucho la presencia de Miroku.

 

Miroku se queda un tanto preocupado pues se suponía que Kagome iba a estar antes de que su hermana llegara pero...

 

- Kami y ahora qué hago?- piensa el houshi preocupado.

- Por lo que veo está de viaje..- dice casi para sí misma que para Miroku y lo mira de forma severa-aun así... qué esperan?????

- o.o es cierto, por favor pase.

 

Los acompañantes de Miroku se quedan un poco molestos por la actitud de Kikyou y no les queda de otra que aguantarla, Miroku la lleva dentro pero Inuyasha se queda ahí...

 

- Y ese tipo, es su acompañante?- pregunta Miroku un poco desconfiado al ver a Inuyasha.

- Ah... Inuyasha, si... es mi guardaespaldas- contesta la chica.

- En ese caso, es un gusto conocerlo- Miroku se acerca a Inuyasha para presentarse.

 

Inuyasha mira con gran desconfianza a Miroku y se hace a un lado para entrar junto con Kikyou, mientras que Miroku se lamenta haber hecho tal gesto.

 

Miroku lleva a Kikyou dentro del castillo, para eso Kagome había llegado ya al castillo y entra aunque Sango es quien la recibe.

 

- Ejem... Kagome, Kikyou ya está aquí- Sango le informa de la visita de  su hermana pero...

 

La chica iba muy tranquila pero cuando escucha eso...

 

- NANI?????????????O.o que Kikyou que?? – grita la chica sin palabras.

- Lo más seguro que Miroku-sama la llevado a la sala principal- dice Sango mientras clama un poco a  Kagome.

- En ese caso...

 

Kagome parecía muy tranquila ante eso pero... se altera y comienza a gritar casi como loca.

 

- NO HAY TIEMPO QUE PERDER!!!!!!!!!!!!!!

- O.OU- Sango se le queda viendo un poco nerviosa ante esa actitud.

 

De esa forma Kagome llega corriendo a la sala y corre con todas sus fuerzas la puerta del modo que Kikyou gira su vista hacia ella, Inuyasha estaba un poco alejado de ella y al mismo tiempo vigilaba a Kikyou.

 

- Ki...Kikyou... que bueno que has llegado- dice una Kagome ligeramente agitada.

- Hasta que apareces, quien diría que la nueva líder Jingo de Honshu se atreva a llegar tarde...- dice Kikyou como si la regañara.

- Kikyou, no estoy aquí sentada sin hacer nada, acabo de regresar de un viaje hacia Hokkaido- contesta seria la chica ante la actitud de Kikyou.

- Ah si... con ese respetable youkai.

 

Entonces Kagome se da cuenta que ese tal Inuyasha la observaba con detenimiento del modo que se molesta un poco.

 

- Y quien es tu acompañante?- pregunta Kagome mientras observa con severidad a Inuyasha- No sabía que vivieran youkai en Kyushu...

- Corrección, es un hanyou.. mitad demonio- corrije la hermana.

- Así que esta niña es su hermana?...pensé que era mayor- dice con un tono un poco sacástico el hanyou mientras nota que Kagome se molesta ante dicho comentario.

- Que falta de modales de su parte- la líder de Honshu habla seria.

- Ejem... sólo dime Inuyasha te quedó claro niñita?- contesta Inuyasha.

 

La chica hace caso omiso al comentario del hanyou, Kikyou se levanta y se acerca a su hermana para luego mirarla fijamente.

 

- Eres igual que nuestro padre, sigo sin creer como es que te dejó tomar su lugar...- dice Kikyou sin dejar de mirar a los ojos a su hermana.

- Hermana si estás aquí solo para eso, pierdes tu tiempo- Kaogme se aleja un poco.

- Que genio! En fin... como fue todo?

 

Para Kagome eso no le agradaba mucho, pues Kikyou había salido de Honshu cuando ella solo tenía 6 años; ambas hermanas a pesar de ser idénticas se llevaban de diferencia 3 años... Kagome nunca le agradó mucho su hermana porque al parecer sentía que había traicionado a su familia y sobretodo... decepcionado a su padre.

 

- A pesar de haber dejado tu tierra te atreves a regresar?- pregunta Kagome.

- Kagome, recuerda que nuestro padre me desterró junto con mi madre...

- Pero sabes muy bien el por qué!- alza ligeramente la voz kagome- Además... nuestro padre quería que tú tomaras su lugar.

- Ja, ya deja de hablar así del pasado y por favor que tus sirvientes me sirvan algo de comer, si es que sirven para eso.

- Qué quieres decir con eso?- dice una Kagome más molesta.

- Ese monje bakka no sabe lo que hace- interviene Inuyasha recargado en una pared.

- ....- el monje decide mejor callarse.

- Miroku no tiene nada de malo, de acuerdo… Miroku podrías avisar que ya es momento de la cena?- dice Kagome sonriendo.

- ¬¬ de acuerdo.

 

El houshi se va de ahí, dejando sola a Kagome con su hermana y su guardaespaldas. No pasa mucho cuando se les sirve la cena; Sango estaba presente y se acerca a Kagome para decirle algo importante.

 

- Kagome-sama... tiene que ir a la sala de la alianza... el Shikkon...- dice en el oído de la chica, Kaogme se queda un poco extrañada ante eso.

- Nani? Qué quieres decir con eso?

- Están... un poco extrañas.

 

Kagome se levanta de golpe de su lugar del modo que Kikyou la ve extraña.

 

- A dónde crees que vas?- pregunta la hermana seria.

- Hermana, disculpa pero tengo algo importante que hacer.

- En ese caso, te acompaño.

 

Para Kagome eso no era muy bueno aunque no le queda de otra que dejar que su hermana la acompañara, pero lo peor de todo era que Inuyasha seguía a su protegida.

 

- Es necesario?- dice Kagome al ver que Inuyasha seguía sus pasos unos metros atrás.

- Niña, mi deber es cuidar de Kikyou-sama.. además no me importa lo que haya aquí- dice de forma desinteresada en la mirada de Kagome.

- ....

 

Entonces Sango lleva a Kagome hasta la sala donde estaba el Shikkon, las copas por alguna extraña razón estaban brillando con gran intensidad.

 

- Por Kami! Qué es lo que pasa?- dice una Kagome casi asustada a lo que ocurría.

- Eso mismo estábamos viendo, de repente la alianza comenzó a brillar- explica Miroku mientras las observa-... no hemos encontrado una explicación lógica a esto.

- Je, no sabía que nuestro padre hubiese guardado el Shikkon en este lugar- Kikyou por su lado estaba un poco extrañada.

- Si, nuestro padre lo guardó aquí pero está protegido con un gran sortilegio.

- Pues claro! Los Jingo no solo son líderes de Honshu sino también saben sortilegios- comenta Miroku en tono casi orgulloso.

- Mmm en ese caso, Kikyou... onegai porque no vas a descansar? Tengo que arreglar este asunto a como de lugar.

 

Kikyou se siente un poco molesta ante eso y decide dejar el lugar, cuando pasa de lado de Inuyasha le susurra algo en el oído.

 

- Todo listo?

- Si... ya está.

 

Entonces ambos dejan la sala mientras que Kagome sigue hablando con Miroku.

 

- Entonces de repente esto comenzó a brillar??? O.o- pregunta la chica.

- Kagome, no se supone- comenta un poco preocupada Sanog-... que si brilla esto.

- Al parecer las cosas no están bien- habla Miroku con los brazos cruzados y serio.

- Qué quieres decir con eso Miroku?- Kagome estaba un poco extrañada ante las palabras de Miroku.

 

Cuando ellos tres estaban a solas no les importaban las formalidades, pues desde que Tenno murió los tres se han unido mucho... Miroku mira de nuevo al Shikkon y parece tener una respuesta a lo que Kagome le había preguntado.

 

- En un pergamino que mi abuelo tenía... decía que la Alianza suele tener una reacción cuando presiente que algo malo está por suceder.

- Algo... malo?- la líder de Honshu se queda sin palabras a eso.

- No sé pero, por qué no ponemos una  seguridad mas fuerte- opina Miroku-... Kagome usa uno de tus sortilegios mas potentes.

- Y sabes una cosa?- interviene Sango- Ese Inuyasha no me inspira confianza, no sabe tratar para nada a una dama.

- Si lo sé, a mi de igual forma no me cae bien... es odioso!

- Entonces... ya está, el Shikkon tiene que estar protegido, ya sabes que si a una copa le sucede algo.. la guerra se desata...- comenta Miroku en tono más serio de lo acostumbrado.

 

La chica aprieta sus puños del modo que mira a Miroku de forma preocupada y seria.

 

- Lo sé a la perfección, es lo único que no quiero...

- Eso... es cierto, Kagome otra cosa..

- Sucede algo Sango?

- Es extraño que Kikyou esté en Honshu, ella ni siquiera estuvo en el momento en que Tenno-sama murió- explica un poco seria la dama de compañía de Kagome.

- Si fuese así, mi padre nunca le hubiese permitido estar aquí- contesta seria Kagome.

 

Ambos chicos siguieron hablando un poco dentro de ese mismo lugar... pero en una de las habitaciones, Kikyou estaba viendo el paisaje nocturno desde un balcón; Inuyasha estaba detrás ella, éste se acerca y ve si hay alguien cerca... no se percata de presencia alguna y la abraza por detrás.

 

- Lo bueno que no hay nadie.. Inuyasha- habla Kikyou con una ligera sonrisa en sus labios.

- Realmente tu hermana es lista- dice Inuyasha mientras se deleita con el olor de la mujer.

- Así es.

 

La mujer gira y queda enfrente de Inuyasha del modo que corresponde al abrazo.

 

- Es bueno estar en mi tierra, demo... trae desgracias a mi mente- comenta Kikyou más seria e Inuyahsa la mira a los ojos.

- Ya sé que tu padre tiempo atrás te desterró al igual que tu madre, vas a hacer lo que dijo mi señor?

- Claro, no perderé oportunidad... no perdonaré que siendo la progenitora cambie mi herencia por otra, además mi señor desea todo Honshu al igual que el resto de las islas- explica Kikyou fríamente.

- Feh! me pone celoso cuando lo mencionas.

- Je, de todas formas... que ha pasado aquí?- sonríe Kikyou de forma maliciosa.

- Pues nada bueno... solo que tu hermana ha tenido una reunión con los líderes de Hokkaido y Shikoku, aunque...

- Nani?- interrumpe Kikyou tras escuchar eso.

- Provoqué cierto accidente solo para distraerlos un poco.

 

La hermana de Kagome se aleja un poco de Inuyasha y le da la espalda para seguir viendo ese paisaje.

 

- Ya veo... eso fue bueno de tu parte, entonces lo mejor sería que siguiéramos con el siguiente paso de todo esto.

 

Inuyasha de nuevo se acerca a ella y toma su mano para darle un beso.

 

- Así es... pronto mi señor tendrá la alianza y tu tendrás tu recompensa.

- Hai!

 

De esa forma, ellos se quedan ahí... aunque Inuyasha no tarda mucho en salir de la habitación, pues no quería tener problemas... camina por unos momentos por el pasillo y ve que Kagome estaba cerca; éste se esconde detrás de un muro mientras espera que la chica pase.

 

Mientras Kagome pasaba cerca de él, ella se siente extraña... siente que alguien la observaba del modo que se detiene y...

 

- Sé que alguien está aquí, no seas cobarde y da la cara!- grita Kagome hacia el lugar donde estaba Inuyasha.

 

Inuyasa se sorprende al ver que la chica había notado su presencia, no le queda de otra que salir. Cuando Kagome se da cuenta, ella se le queda viendo muy seriamente.

 

- Si sigues con eso, pensaré que vienes con malas intenciones- dice en tono amenazante Kagome.

- Feh! niñata consentida! No me das miedo- contesta en tono burlesco Inuyasha.

- Ah si??

 

De repente la chica corre hacia él y con una daga que tenía escondida en sus ropas, apunta al cuello del hanyou. Inuyasha se queda inmóvil y luego sorprende a Kagome cuando le quita la daga y la aprisiona a una pared.

 

- Decías algo?

- No me toques!

 

Inuyasha se aleja de Kagome mientras que ella deseaba no haber pasado por ese pasillo. El hanyou solo le dice algo.

 

- Deja de ser tan inmadura!

 

Para Kagome eso era lo peor que le podían decir, por educación no le dice nada y solo ve como el hanyou deja el lugar, ella sigue con su camino para llegar a su habitación... sus damas de compañía le ayudan a desvestirse mientras Kirara jugaba un poco.

 

- Jejeje pequeña Kirara! Veo que no has hecho travesuras!

 

El animalito se acerca a ella y se le escucha un ligero ronroneo, de esa forma Kagome la consiente con mimos y caricias.

 

En otro lado del castillo, en esa parte de la sala donde estaba el Shikkon una sombra se acercaba lentamente, sus pasos eran tan ligeros que parecían que no tocaban el suelo y de pronto se ve que desenvaina una espada que al instante se hace mas grande.

 

- Bien... mi señor pronto los tendrá! Jejejeje... KAZE NO KIZU!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

De la espada emana una gran ventisca que se forma y al mismo tiempo, un resplandor azulado hace que se vea  quien era esa silueta.

 

- La Alianza será mía!!!!!!!!!!!!- Inuyasha se prepara para lanzar el ataque.

 

Usando el Kaze no Kizu, se destruyen las puertas que mantenían cerrado el lugar pero cuando intenta entrar por completo..

 

- Maldita sea!- nota un campo de energía pero sonríe dicertido-... jejejeje pero no importa...mi Tessaiga puede romper cualquier tipo de barrera.

 

Inuyasha alza un poco su espada y esta se torna roja como la sangre misma, y la blande de arriba hacia abajo del modo que la barrera es destruida...

 

Kagome por su parte se siente mal, cae de rodillas mientras toca su pecho... sentía un gran dolor, Sango(que ya estaba con ella) se acerca preocupada y al mismo tiempo Kirara siente curiosidad de saber que pasa.

 

- KAGOME! QUÉ TE PASA??- grita Sango preocupada.

- Me... due...le.... el pecho... no sé... demo... mi... barrera... arg..

 

Entonces la chica pierde el conocimiento y Sango queda horrorizada, ella sale corriendo del lugar mientras deja al mando que el resto de las damas de compañía revisaran a Kagome, mientras corre ve que Miroku de igual forma salía de sus aposentos.

 

- Siento... una energía que está perturbando al Shikkon!- dice Miroku perturbaodo.

 

Inuyasha veía fijamente a las copas que resplandecían y se acerca lentamente.

 

- Bien, ya está todo casi listo... de ese modo Kikyou tendrá su recompensa!

 

El hanyou toca una de las copas del modo que éstas brillan tanto que destruyen el techo y ese resplandor se hace ver por toda la isla, las olas del mar y el cielo parecen sentir ese poder que desea tomar el tesoro del modo que reaccionan... Inuyasha logra tomarlas y sonríe en son de victoria.

 

- Bien, bien...

 

Al fondo ve una sombra que sonríe y luego desaparece, Inuyasha guarda las copas en un cofre y luego... sale del lugar. Para ese momento, Miroku y Sango llegan al lugar junto con algunos guardias... cual va siendo su sorpresa...

 

- Por todos los dioses! El Shikkon no está!- dice Miroku horrorizado.

- Pero... cómo?- Sango por su lado estaba sorprendida.

 

El monje revisa el lugar y encuentra una que otra prueba.

 

- Esto fue a causa del poder de una espada... no sé pero...- comenta Miroku.

- Honshu está en peligro?- la chica se encontraba preocupada ante las palabras del houshi.

- Si... lo más seguro que Kouga-sama y Sesshoumaru-sama ya se dieron cuenta.

- Pobre Kagome!

- No solo ella... sino todos...- dice Miroku casi sin palabras.

 

Todos se quedan sin palabras al robo del Shikkon o Alianza, Kagome había recuperado un poco el conocimiento del modo que se levanta y ve por una ventana que el cielo y el mar no estaban contentos.

 

- No... pude ser... todo, está perdido...por Kami, onegai que la paz siga en pié!

Continuará

regresar a principal