Make your own free website on Tripod.com

Capítulo X: un encuentro poco casual

 

A las afueras de ese castillo, Inuyasha buscaba la forma para salvar a Jun de las redes de sus enemigos.

 

- Hey animal! Acaso no puedes oler??- dice molesto el hanyou.

 

Pero en animalito se molesta con el hanyou que no duda ni cinco segundo en morderle el trasero al obre de Inuyasha.

 

- De acuerdo, seré bueno contigo pero dejas de morderme, de acuerdo???- le pide mientras el animalito aún lo mordía.

 

Kirara deja de morder al inu y escupe, Inuyasha se molesta un poco ante el gesto de Kirara y el animalito olfatea un poco para buscar a su ama, no pasa mucho tiempo cuando encuentra un ratro de su olor.

 

Inuyasha por su parte se da cuenta que tenían que entrar al castillo a como diera lugar.

 

- En ese caso, lo mejor será que vayamos!

 

Y de ese modo el hanyou salta y se lleva a Kirara, entran al castillo sin que nadie se de cuenta y caminan primero por los jardines de éste.

 

En la sala, Kouga estaba sentado en la orilla de la mesa y a su lado estaba una Ayame que lo abrazaba, Sesshoumaru estaba fastidiado y Miroku no sabía como reaccionar ante todo eso.

 

- Es necesario que esté ella?- dice un tanto molesto- Es un asunto de suma importancia!

- Lo sé, pero no lo hará!- contesta Kouga desesperado y Ayame lo abraza con más fuerza.

- No seas malo!- dice ella.

- Onegai!!!!!!!- pero el lobo ya no sabía ni que hacer.

 

La chica no le queda de otra que irse de ahí, Kouga respira de tranquilidad al saber que se había ido y mira a los demás.

 

- Por cierto, que harás con el prisionero que vimos hace poco?- dice el youkai inu mientras mira el cielo.

- Pues creo que lo mejor sería matarlo esta misma noche...- dice con sereidad el lobo.

- Mmm y si, mejor no vamos a Honshu???- propone Miroku pensativo- Es un humano, que le hagan justicia con los nuestros.

- De acuerdo, que así sea.- responde Kouga serio y con sus brazos cruzados.

- Hasta que te da por tomar una buena decisión,lobo- dice Sesshoumaru con una ligera sonrisa en sus labios.

- ¬¬ que quieres decir con eso?

 

El hanyou de orejitas extrañas estaba caminando por los pasillos del castillo, los guardias por su parte intentan atacarlo pero les era inútil.

 

- Jajajajaja no podrán contra mi! soy mucho mas fuerte!

 

Inuyasha usa sus garras de acero del modo que acaba con ellos con mucha facilidad, acaba con sus vidas con un solo zarpazo.

 

- Dónde tienen prisionero a Jun???

 

Entonces... en la sala Sesshoumaru se queda extrañado, pues logra detectar por su olfato, un olor muy singular.

 

- Sangre....- dice fríamente.

- Es... cierto- Kouga igual lo había detectado.

- Siento, una presencia maligna- Miroku decía esas palabras mientras cierra por unos instantes sus ojos.

 

Y en eso, escuchan un grito desgarrador a las afueras de la sala. Ayame era la rehen de Inuyasha que la amenazaba con su espada en el cuello mientras que los guardias de Kouga, intentaban rescatarla en vano.

 

- Será mejor que dejen libre a mi compañero o ella muere!- hablaba amenazante el hanyou, Ayame se movía de un lado a otro.

- Que me sueltes estúpido!- gritaba Ayame como loca.

- Qué dices???- dice divertido Inuyasha- Ohh que te suelte... vamos a ver si después de esto, sigues igual...

 

La chica se queda helada pues el hanyou la besa con harta pasión del modo que Kouga llega ver tal momento, y Ayame estaba roja como un tomate, pero Kouga lleno de ira del modo que ataca a Inuyasha.

 

- Como te atreves a besar a mi prometida????- Kouga estaba hecho una furia al ver lo ocurrido.

- Tú prometida- contesta Inuyasha con una sonrisa casi de burla-... jejejejeje pues no besa tan mal!

- QUE?????- la chica se queda sin palabras a lo ocurrido, aún no se le quitaba lo rojo de su cara.

- Aunque debo decir que hay otras mujeres mucho mejores que tú!- sigue hablando el hanyou con aires de superioridad.

- Cómo te atreves a decir eso! HENTAI!!!!!!!!!!- la mujer por lógica se siente ofendida y le grita en el oído.

- Será mejor que te prepares....- Kouga estaba muy serio y se prepara para atacar.

- No te tengo miedo lobo, no eres nada a comparación mía!

 

Al decir esas palabras deja libre a Ayame que cae al suelo adolorida, Kouga se prepara para pelear e Inuyasha desenvaina su Tessaiga.

 

- Linda espada...- habla Kouga.

- Keh!- dice divertido Inuyasha- Se verá mas linda manchada con la sangre de tu cabeza!

 

Los dos atacan al mismo tiempo, Ayame se va corriendo por que ve a Miroku y a Sesshoumaru cerca, esta se aferra a Miroku.

 

- Tengo miedo!

- No se preocupe, señorita....- Miroku se queda extrañado pero aprovecha el momento para tranquilizarla.

 

Pero el monje se queda helado al ver al ser con el que peleaba Kouga, parecía concerlo de algún lado..

 

- No... puede ser....- dice Miroku al reconocerlo.

 

Sesshoumaru no lo ve porque se va hacia la prisión para ver si Kagome estaba bien, Inuyasha ve a al youkai por el ovillo del ojo.

 

- Con que intentan engañarme?????- grita más enojado de lo normal.

- Nani?- Kouga no entendía nada.

 

A causa de eso, Kouga pierde la concentración y es herido en su hombro derecho por el ataque de las garras de acero de Inuyasha, mientras este se iba hacia donde iba Sesshoumaru.

 

- Va hacia dónde está ella!!!!!!!- grita Miroku alretando a Sesshoumaru.

- Nani?....- el lobo seguía sin entender palabra alguna.

- Un poco... demo... estoy... bien.. .arggg!

 

Miroku se va corriendo hacia los calabozos y en eso, Kagome siente la presencia de Sesshoumaru acercarse.

 

- Sesshoumaru!- dice ella al verlo.

 

El youkai estaba enfrente de la celda de ella, esta estaba extrañada...

 

- Qué piensas hacer?

- Pues llevarte de una buena vez a Honshu...- contesta el youkai mientras abre la celda.

- Nani?... demo, siento la presencia de él!- Kagome no lo entendía bien pero se estaba preocupando, cuando dice eso último, Sesshoumaru se extraña.

- El...- pregunta-  a quien te....

 

Y no termina de hablar, porque esquiva el ataque de Inuyasha que lo ataca con la espada.... ambos seres se quedan viéndose uno al otro.... pero ambos estaban sin habla.

 

- Se... se parece... a ese ser... al ser de mis sueños...- piensa el hanyou al verlo de frente.

 

Sesshoumaru mira fijamente sobretodo la espada de Inuyasha, sus ojos se abren tanto que...

 

- Esa... esa... espada....- susurra extrañado.

- Nani...? keh! Acaso eres tú ese lord de la isla del norte... de Hokkaido???- pregunta en tono sarcástico Inuyasha.

 

El youkai no decía palabra alguna pues pensaba como rayos ese ser inferior a él, tuviese una espada de ese tipo, pero Inuyasha mira la espada que tenía Sesshoumaru en su cinto... era parecida a la de su sueño.

 

Kagome estaba extrañada ante el comportamiento de ambos, Sesshoumaru la mira...

 

- Ese es mi presa, te quedó claro?- ordena Inuyasha- Así que hazte un lado por que viene conmigo!- dice molesto a Sesshoumaru.

 

Sesshoumaru no se mueve y Kagome sabía que no era bueno revelarse, así que en voz muy baja le dice algo a Sesshoumaru.

 

- Deja que salga... no es bueno que se de cuenta... aun...

 

Entonces Sesshoumaru se asombra un poco a la forma en que lo dice Kagome, éste se hace un lado mientras que Kagome sale de la celda.

 

- Llegas tarde Inuyasha!- contesta molesto Jun.

- Pues donde rayos estabas Jun??- pregunta ligeramente molesto Inuyasha por la actitud de su amigo.

- Caminando y unos soldados de aquí me detuvieron- parecía que Jun perdía la paciencia, no le gustó esperar tanto a que Inuyasha fuese por él.

 

Sesshoumaru no entendía nada de lo que pasaba, solo que se dio cuenta del juego que hacía Kagome.

 

- Nos vemos las caras...- Inuyasha se ‘despide’ del inu youkai con una mirada seria, pero se detiene ante las palabras de Sesshoumaru.

- Esa espada... de seguro que te la robaste, no?- dice él-.... híbrido...

 

Eso lo dijo con las palabras mas frías que Kagome llegó a escuchar alguna vez, Inuyasha se siente inmóvil, pues era la primera vez que le decían algo de esa forma.

 

- Nadie se atreve a insultar al gran Inuyasha!!!!!!!!- contesta enojado ante el insulto y blande su espada- Kaze no Kizu!!!!!!!!!!

 

Blande su espada, Kagome no entendía nada de lo que pasaba pero no hace nada.... Sesshoumaru desenvaina su Tenseiga.

 

- Eso... es imposible!

 

Al decir tales palabras, Sesshoumaru crea una barrera con la Tenseiga que hace rebotar el ataque, del modo que Inuyasha lo recibe casi directo; no sin que Kagome se interpusiera... algo que deja desconcertado a Sesshoumaru, pues ella junta sus manos y dice unas palabras para crear una barrera que impide que llegue el ataque de lleno a Inuyasha ya un poco herido.

 

- Pero... por qué lo haces?- piensa extrañado el Lord.

- No es momento para peleas, estaré agradecido por tu ayuda....- habla Jun seriamente mientras hacie una ligera inclinación en forma de agradecimiento.

- Jun... es extraño, demo... parece poderoso- pensaba Inuyasha y más al ver la berra creada por Jun.

 

Para el inu youkai era algo que no podía creer, envaina su espada y mira a ambos muy serio, parecía que les diría algo:

 

- Escapen, no diré nada de lo sucedido- ordena Sesshoumaru y luego mira a Inuyasha de abajo hacia arriba- demo... cual es tu nombre híbrido?

 

Inuyasha se molesta de nuevo, pero decide decirle su nombre a Sesshoumaru.

 

- Inuyasha... ese es mi nombre...

- Entonces Inuyasha, esa espada que tienes será mía!- amenza el youkai de Hokkaido- No eres el ser que debe portarla!

- Eso ya lo veremos!- contesta desafiante Inuyasha.

 

Así, los dos salen del lugar, Sesshoumaru estaba absorto en sus pensamientos... ahora no entendía nada acerca de lo que planeaba Kagome.

 

- Por qué me siento extraño?...por qué siento algo extraño en este ser? En este.... híbrido, Kagome... qué es lo que ideas?- piensa el inu youkai.

 

Seguía pensando, hasta que llegan Miroku y Kouga ayudado por Ayame, ambos se quedan sorprendidos al ver que el lugar estaba casi destruido y sobretodo, que Sesshoumaru estaba inmóvil, con su espada en la mano envainada.

 

- Qué pasó aquí?- pregunta Kouga al ver el lugar.

 

El youkai guarda su espada en su cinto y los mira, pasa de su lado serio y frío como siempre pero solo se detiene para decirles algo.

 

- Escaparon, el humano que atacó a Ayame-san era cómplice del híbrido...- contesta con su característica frialdad el Lord.

 

De ese modo, Sesshoumaru se va de ahí pero al pasar a lado de Miroku...

 

- Se fue con él, no sé que planea...- le susurra en su oído.

- Nani?...

 

Miroku estaba extrañado y trata de no mostrar preocupación, Kouga ve como Sesshoumaru se iba como si nada.

 

- Arrg!- estaba molesto- Se escaparon, ya se las verán conmigo!

 

A las afueras del castillo, Inuyasha caminaba lentamente mientras Kagome apresuraba su paso, se había arrepentido de casi atacar a Sesshoumaru....

 

- Oye!- habla un poco extrañado- Pero, como supiste que podías detener el ataque?- pero Jun no le hace caso e intenta detenerla- Espera... que no ves que estoy herido??

 

Jun se detiene y baja su cabeza, intenta calmarse un poco.

 

- Lo... siento... Sesshoumaru... Miroku, Kouga... todos… lo siento...- piensa Kagome y sin hacerle caso a Inuyasha.

 

Al parecer de los ojos de chico aparecen unas lágrimas, algo que a Inuyasha lo deja un poco extrañado, éste se acerca y Jun lo ataca lanzándolo hacia un árbol.

 

- Nani?- no entendía esa actitud de Jun.

- Lo siento, no quería que te acercaras mas...- contesta serio Jun y ve a su alrededor como buscando algo o alguien- y dónde... está Kirara?

 

Cuando Inuyasha escucha eso, se queda helado y pensativo, pues no se acordaba donde estaba.. Kagome lo mira de forma muy seria.

 

- No me digas que lo dejaste ahí????- mira amenazanate Jun a Inuyasha, no creía esa irresponsabilidad por parte de Inuyasha.

- Creo que si...- contesta el hanyou mientras hace un intento de recordar qué hizo con él.

 

Jun se enciende y el hanyou siente algo, un algo que le provoca miedo... Jun o Kagome estaba realmente enojado.

 

- Como te atreves!!!!!!!!!!

 

En el castillo, solo quedaba Kouga con Ayame, pues Miroku había salido de inmediato junto con Sesshoumaru hacia Honshu, pues quería darle las buenas a Sango.

 

Ayame se queda extrañado porque ve a Kirara y el animalito se deja agarrar.

 

- Pero es un gato de las montañas! Hermoso!- toma al animalito y le hace algunos mimos.

 

Y abraza al animalito del modo que se lo lleva a Kouga que estaba en su habitación descansando. Ella entra corriendo y causando un gran alboroto.

 

- Kouga! Kouga!

 

El pobre de Kouga intentaba dormir pero su sueño se le interrumpe al ver a su prometida con el animalito en manos, éste se queda extrañado porque...

 

- Kirara?

- Que dices?- pregunta extrañada- Por qué le dices Kirara?

- Este... es que....- Kouga no sabía como decirle.

 

Kouga se queda pensativo, el único animalito de ese tipo que siempre ve es la mascota de Kagome, era el mismo animalito que le dio en esa ocasión que fue a Honshu....

 

- Kagome...?....- dice para si, pero lo escucha su prometida.

 

Cuando la chica escucha ese nombre se pone seria y deja libre a Kirara del modo que se va cerca de Kouga.

 

- Kagome??? No me digas que le regalaste eso a Kagome o como se llame y a mi nada???- estaba celosa, quería una explicación a eso- ¬¬ explícate!

- Era necesario... para poder hablar con mas calma!...- miente el lobo por su vida.

 

Pero Kouga no le importaba mucho el enojo de la chica, estaba muy extrañado porque no entendía la razón por la cual Kirara estaba ahí; el sabe a la perfección que esos animales nunca se separan de su amo y que ellos lo siguen demostrando que esa persona está viva.

 

- Kagome, dónde estás...?

 

Por unos instantes él tiene una visión de Jun y al mismo tiempo de Kagome, se da cuenta que eran la misma persona.

 

- Ahora entiendo la actitud de Sesshoumaru, demo... no entiendo nada...

 

Cerca del puerto de Shikoku, Kagome aún estaba absorta, pues de nuevo algo le impulsa a salvarlo y a causa de ello, estuvo a punto de herir a Sesshoumaru; Inuyasha pone su mano en su hombro.

 

- Gracias por salavar de esta, Jun...- agradece su amigo a Jun- realmente eres alguien extraño!

- No tienes por qué darme las gracias- contesta éste como cualquier cosa.

- Pero... cómo es que lograste detener el ataque de ese tipo?- pregunta Inuyasha curioso.

 

La chica tarda un poco en contestar, sabía que no era muy fácil engañar a un delincuente como lo era Inuyasha, así que procesó las palabras necesarias.

 

- Digamos que... solo lo supe- contesta Jun mirando hacia el cielo.

- Si que eres raro Jun.

- El raro eres tú, parecía que Lord Sesshoumaru conocía tu espada, pues supo contrarrestar tu ataque- responde Jun señalando su espada.

 

Inuyasha se queda preocupado ante eso y más... porque recuerda es esueño que tuvo, esas dos personas y dos espadas, mientras él tenía una más... parecidas a ellas.

 

- No sé...- dice dudoso- pero nunca daré mi Tessaiga, es muy valiosa  para mi...

- Valiosa... en qué sentido?- Kagome parecía interesada en el tema.

 

El hanyou le daba la espalda a Jun, saca la espada de su cinto y la mira del modo que la saca un poco....

 

- No sé, pero es algo que me une a un pasado que es desconocido para mi...

- Un pasado... desconocido?

- Nunca supe como obtuve esta espada, solo... cuando murió...- dice con vos un poco más baja, Jun apenas logra entenderlo.

 

Kagome se queda un poco extrañada, pues nunca había escuchado hablar a su compañero de ese modo, pues su tono de voz era muy frió y... triste.

 

- o.o mou! No debí preguntar esas cosas! Jejejejeje soy curioso!- pide disculpas Jun sonriendo.

- No importa!, será mejor que busquemos la forma en que vayamos rumbo a Honshu!- Inuyasha le dice eso para cambiar un poco el tema.

- Claro!

 

Entonces Inuyasha se va camimando y Kagome se detiene por unos instantes siente la brisa del aire pasar sobre ella.

 

- Por qué siento que él no es como lo muestra?.... siento que esconde algo... siento que no es tan malo... de todas formas sabré todo sobre ti y de Kikyou...

 

Luego la chica se pone en camino, hacia lo que podría decirse... su siguiente aventura....

Continuará

regresar a principal