Make your own free website on Tripod.com

Capítulo VII: Un romance a la luz de las estrellas

 

El cielo se había oscurecido bastante en la época del Sengoku, y no era para menos, pues la noche había llegado muy rápidamente. Inu Yasha y los demás habían llegado desde hace más o menos 2 horas a la aldea y se encontraban platicando, era una charla bastante animada pues con las historias que Kagome y Akari contaban, habían logrado que la tensión por la pelea realizada hace más o menos 4 horas, se olvidara por un momento

 

- Si es verdad, yo hice que cayeras justo a los pies del profesor de literatura – dijo divertida una chica de mirar esmeralda

 

- Siii, además no termino en eso, me castigó durante una semana, la más larga de mi vida si me permites decirlo – dijo Kagome apesadumbrada

 

- Jejeje si pero si le hubieran visto la cara a Kagome en ese momento, se hubieran reído como nunca – dijo Akari sonriendo

 

- Me imagino – dijo Sango mientras una tímida sonrisa se formulaba en sus labios

 

- Pobre de ti Kagome, pero debió ser muy divertido – dijo un zorrito curioso

 

- Y eso no fue lo peor de todo, encima me puso a hacer los deberes que se suponia le tocarian a Eri y todo porque según el, cause un alboroto u.u

 

- Eso debio ser exasperante señorita Kagome – dijo el houshi

 

- Si, pero lo bueno fue que tome venganza – dijo Kagome con una sonrisa maliciosa

 

- Y que venganza, fuiste muy cruel conmigo ¬¬, imaginense que me despertaba tempranisimo todos los dias para que la fuera a ayudar con esos deberes, y encima tenia que correr para llegar a tiempo a mi escuela ToT para mi también fue la semana más larga de mi vida – dijo Akari bajando la vista

 

- Feh! Que tonterías son esas – dijo Inu Yasha

 

- Si Inu Yasha, concordamos en que fue una tontería recibir tal castigo – dijo Akari

 

- No me refiero a eso, más bien a lo tontas que fueron por obedecer las ordenes de un viejo – dijo el hanyu

 

- Inu Yasha… ABAJO!! – exclamó Kagome

 

- Inu Yasha, que arrogante eres ¬¬ por supuesto que teníamos que cumplir con esa orden puesto que si no lo hacíamos a Kagome la hubieran expulsado y su venganza hubiera sido peor u.uU – dijo Akari con un gotic en la sien

 

- Muchachos lamento interrumpir esta charla tan divertida, pero creo que es mejor que decidamos que hacer, según lo que nos contaste, Kohaku te dijo que podías manejar cualquier arma a tu alcance, pero si en cambio ocupabas un arma hecha con tu energía, debías aprender cómo manejarla – dijo seriamente la Anciana Kaede

 

- Yo pienso que debemos entrenarla, cada uno de nosotros, usando las distintas armas que sabemos utilizar – sugirió el houshi

 

- En ese caso, Sango creo que tu nos brindaras mayor ayuda pues saber manejar distintas armas – dijo la anciana

 

- Si creo que tienen razón, tú que opinas Inu Yasha? – preguntó Kagome

 

- Feh! A mi me da igual – dijo Inu Yasha (arrogante como siempre u.ú)

 

- Bien ya esta decidido, mañana comenzaremos con mi entrenamiento – dijo muy emocionada Akari

 

- Bien dicho Akari, pero ahora deben descansar pues mañana tendrán un día muy largo – sugirió la Anciana

 

- Si tiene razón, lo mejor será descansar de una buena vez

 

Todos menos Inu: Haii

 

Pasados unos cuantos minutos, todos estaban profundamente dormidos, excepto una chica, quien miraba una fotografía dentro de un dije, el dije que hace unos cuantos días, su tía le hubiese regalado, sentía como una gran melancolía le embargaba las venas, extrañana mucho a su madre y no pudo evitar que una lagrima saliera de sus ojos verdosos, esto era lo que más detestaba hacer y sigilosamente se reincorporo y comenzo a caminar adentrandose un poco en el bosque.

 

- Mami… el día de tu muerte prometí no volver a llorar pero ahora siento las ganas de hacerlo… que tonta soy, lloro sin razón alguna – susurraba para sí misma la chica

 

- De vez en cuando es bueno que expresemos lo que sentimos – dijo una voz proveniente de entre las sombras

 

- Sesshoumaru… qué haces aquí? – preguntó Akari secandose rápidamente las lagrimas

 

- Eso no es de tu incumbencia – respondió cortante el youkai

 

- Esta bien ¬¬, pero puedes decirme a que te refieres con lo que me acabas de decir? – preguntó ingenuamente Akari

 

- No esta del todo mal que llores cuando necesites hacerlo, pero deberías dejar tu pasado atrás sino jamás podrás derrotar a Naraku ni mucho menos volverte fuerte – dijo frío

 

- Pero que dices, por supuesto que podré derrotar a Naraku, mañana comenzaré a entrenar – dijo firmemente Akari

 

- Ah si? – dijo sarcásticamente Sesshoumaru

 

- Claro, aunque no necesito saber manejar las armas que posea, es algo así como un don – dijo orgullosamente Akari

 

- Lo dudo

 

- Ah si? Entonces tengamos un duelo ahora y te demostrare que lo que te digo es cierto

 

- No estas en condiciones de pelear, además puedo matarte – dijo amenazante el youkai

 

- Descuida no te lastimare mucho, qué dices, aceptas? Sólo será un combate de espadas

 

- Qué tipo de espada utilizarás?

 

- Una hecha por mi energía

 

            Y de pronto, de la mano izquierda de la chica salio una gran flama de fuego, esta adoptó la forma de una espada, Sesshoumaru sólo asintió con la cabeza sacando a Colmillo Sagrado, pues no tenía intención de herirla. Quien inició el ataque fue Akari, lo hizo rápidamente, pero a Sesshoumaru no le costó trabajo esquivarlo, aunque para su sorpresa, Akari ya lo estaba esperando con la espada en la mano izquierda, lo cual lo tomó descuidado pues jamás había visto que alguien, a excepción de el, ocupara una espada con la mano izquierda

 

- Sorpresa!! Soy zurda – exclamó Akari mientras atacaba a Sesshoumaru

 

            Sesshoumaru no podía esquivar fácilmente los ataques de Akari pues esta adquiría más rapidez conforme seguían peleando, viendo que no podría seguir evadiendo los ataques de la chica, comenzo con el suyo también

 

Sesshoumaru (pensando): Debo admititr que esta chica parece ser una guardiana divina, ahora veo porque el Cristal decidió ocultarse en ella

 

- No te distraigas – dijo Akari y en un rápido movimiento, consiguió quitarle la espada de las manos a Sesshoumaru, y su espada estaba a unos cuantos centímetros de atravesar la garganta del youkai.

 

            Ella le miraba sonriente, su mirada había adoptado una expresión de alegría y Sesshoumaru pudo sentir como esa felicidad le era transmitida y también podía sentir como le recorría las venas, era algo extraño que le pasara eso y más cuando acababa de ser derrotado, se suponía que aquello debía de haberle herido el orgullo y más aun, debería estar furioso con ella, pero por alguna extraña razón no lo estaba y mucho menos tenía ganas de que esa alegría que le rodeaba todo su ser, desapareciera y al toparse con los ojos de la chica, sintió un vuelco en el corazon

 

- Que tiene esta chica en su mirada, porque me transmite lo que siente y más aun porque siento esto cuando la veo – se preguntaba el youkai en pensamientos

 

            De pronto sus pensamientos fueron interrumpidos por una vocecilla dentro de su cabeza, la cual le decía lentamente:

 

Pensamiento: Te has enamorado de ella

 

- Te he ganado Sesshoumaru n.n – dijo la chica bajando su espada al mismo tiempo que esta se desvanecía

 

- mh…

 

- Bueno tengo que irme ya casi amanecerá y será mejor que regrese a la aldea – dijo la chica mirando hacia el firmamento

 

- Como quieras – dijo Sesshoumaru un poco molesto, pues lo que su mente le habia acabado de decir no le agrado del todo y más aun cuando se trataba de querer a alguien que no fuera el

 

- Bien, entonces nos vemos y… gracias… sé que no peleaste en serio… - dijo la chica sonriendo aun mas - pero aun asi me debes un duelo – susurró perdiendose entre los árboles dejando a un Sesshoumaru, que por primera vez en su vida parecía desconcertado

 

            Pasaron unos cuantos minutos y Sesshoumaru seguía de pie mirando el hermoso cielo completamente estrellado, su mirada se posaba en aquellas estrellas titilantes pero sus pensamientos estaban en una chica de hermosos ojos verde esmeralda, aquella chica que con tan solo una mirada podía hacerlo sentir inseguro y todo aquello no le agradaba, más sin embargo una voz detrás de el lo volvio a sacar de sus pensamientos:

 

- Pero qué demonios hacías Sesshoumaru? – preguntó la voz de un ser familiar

 

- Inu Yasha… esto no es tu asunto – respondió agresivamente al hanyu

 

- Ya, no tienes que fingir, además no se lo diré – dijo seriamente el hanyu

 

- De qué demonios hablas? – preguntó fríamente el youkai

 

- Sesshoumaru debes admitir que esa horrible expresión de superioridad con la que miras a los demás siempre ha estado presente en ti, pero cada vez que ves a Akari pareces hipnotizado – dijo Inu Yasha burlescamente lo cual aumentaba considerablemente el enojo del youkai ante sus ojos

 

- mh….

 

- Vaya Sesshoumaru quien iba a pensarlo, tu siendo derrotado por una humana y encima de todo quedarte como idiota mirandola – dijo Inu Yasha

 

- Inu Yasha… te advierto que si vuelves a repetir las estupideces que acabas de decir, te aseguró que seré yo mismo quien te corte la lengua y te queme la boca en el fuego – amenazó Sesshoumaru – ahora más vale que la cuides bien – dijo finalmente el youkai marchandose del lugar

 

¿?: Así que lo que sospechaba era cierto – dijo una voz femenina

 

- Kagome a qué te refieres? – preguntó ingenuamente el hanyu

 

- A que Akari y Sesshoumaru ya se habían visto antes n.n – dijo Kagome mientras una gran sonrisa se dibujaba en su rostro  

 

- Cómo que se habían visto antes? – volvio a preguntar el hanyu

 

- Si Inu Yasha, se vieron en un sueño n.n – respondió Kagome marchandose en dirección a la aldea mientras tarareaba un linda cancion de amor

 

- Kagome espera qué quisiste decir con eso? – preguntaba el hanyu desconcertado por la actitud de la miko

 

            Así ambos se marcharon, pronto llego el amanecer y Akari estaba más emocionada que de costumbre, por fin iniciarían sus entrenamientos y lo ocurrido la noche anterior le había dejado una gran motivación por aprender. Inu Yasha y Kagome habían visto lo ocurrido y por consiguiente sabían que Akari ya podía controlar fácilmente su energía, pero su interrogante era si podía manejar las armas normales con la misma facilidad

 

- Bien tengo una idea para saber quien le enseñara primero a Akari, juguemos un piedra, papel o tijeras de acuerdo? – preguntó la joven miko

 

- Si esta bien… pero una pregunta, cómo se juega? – preguntó el hanyu dejando en todos un gotic

 

- Mira Inu Yasha esto es piedra…

 

            Mientras la miko le explicaba el juego a Inu Yasha y los demás, Akari veía el hermoso amanecer que contemplaban sus ojos, era difícil de describir más sin embargo, en su mente se dibujo la imagen de un ser, un joven extraño para ella, pero a la vez muy guapo pero más que nada, era un joven que encerraba bastantes misterios y aquello era lo que más le agradaba, sin saber como, sus mejillas se sonrojaron al observar en su mente los hermosos ojos dorados del joven emitiendo ese brillo que al parecer le habían robado el corazón…

 

- Seshoumaru… - susurro entre pensamientos

 

            Pronto se decidió quien le enseñaría a manejar las armas normales a Akari, el primero fue Inu Yasha, luego seguiría Sango, luego Miroku y Kagome al final. La anciana Kaede les había traido unas cuantas armas normales a los chicos, Inu Yasha decidió que sería mejor que el le enseñara a manejar la espada, pero a pesar de sus reproches, termino utilizando una espada común y corriente al igual que Akari, quien ya poseía una confianza en su mirada

 

- Feh! Veamos que tan hábil eres con un arma normal – dijo Inu Yasha mostrando su habitual arrogancia

 

- Te sorprenderías si lo supieras – dijo Akari con seguridad

 

            Mientras ellos dos comenzaban con su entrenamiento, ninguno de los presentes se percataron de que estaban siendo observados por dos seres, sirvientes de Naraku

 

¿?: Aun sigo sin creer que esa chiquilla posea el Cristal en su interior

 

¿?: Eso no importa, yo me preguntó como es que Naraku planea utilizar el Cristal

 

¿?: Ja! Eso es fácil de suponer pero… mi pregunta es… cómo planea conseguirlo

 

¿?: Kagura vámonos de aquí, podrían descubrirnos en cualquier momento

 

- Si, tienes razón Kohaku – dijo el espiritu de los vientos

 

            Así, ambos seres se desvanecieron entre las sombras del bosque. Mientras que de regreso con Inu Yasha y Akari, esta estaba dandole muchos problemas a Inu Yasha pues Akari ya le había dado la sorpresa de manejar la espada con la mano derecha cuando la noche anterior claramente pudo ver que lo hacía con la izquierda

 

- Qué sucede? Por que no peleas con toda tu fuerza? – dijo el hanyu (N/A: me sorprende como es que aunque sepa que esta en problemas no pierde su arrogancia n.nU)

 

- Ah si? Ahora veras – dijo Akari haciendo un par de movimientos rápidos

 

- Vamos Akari tu puedes!!! – gritaba Kagome apoyandola

 

            Con varios movimientos de ataque, Inu Yasha brinco y los esquivo, pero muy tarde se dio cuenta de que Akari ya lo esperaba con la espada en la mano izquierda con lo cual logro quitarle fácilmente la espada

 

- Te he vencido – susurro ella

 

- Feh! No hubiera sido tan fácil si hubiera utilizado mi colmillo de acero – dijo el hanyu dando media vuelta

 

- Inu Yasha no te sientas mal, Akari ha sido la campeona nacional de esgrima en mi época, así que no es tan malo ser vencido por ella – dijo Kagome alejandose de la celebración de los demas para Akari

 

- Qué demonios es el esgrima? – pregunto el hanyu

 

- Veamos, el esgrima es un deporte que se practica, es algo así como un duelo de espadas, sólo que aquí en vez de una espada se maneja un arma llamada florete, que es parecida a una espada, pero el caso es que esto consiste en ataque y defensa con el florete – decía Kagome mientras Inu Yasha aun seguía enojado – Vamos Inu Yasha, además tu sabes que si le causo problemas a Sesshoumaru quiere decir que tiene potencial, vamos ya

 

- Feh!! – dijo Inu Yasha mientras era jalado por Kagome

 

- Bueno chicos yo pienso que es mejor que tomemos un descanso, además, después le toca a Sango y a Kirara entrenarte – sugirio Kagome

 

- Si está bien – respondió Akari

 

            Asi todos los chicos hicieron un círculo mientras se encontraban escuchando las historias de Akari en sus combates de esgrima

 

- Si, fue algo difícil vencerlo, era el campeón nacional y la verdad sus reflejos eran bastante buenos pero aun asi le gane aunque no lo tomó muy bien que digamos n.nU – decía Akari

 

- Ya lo ves, hay hombres a los cuales no les gusta que una mujer los venza ¬¬ - dijo Kagome resaltando esto último

 

- Vaya, señorita Akari desde los cuantos años comenzó a practicar la esgrima? – preguntó el houshi mientras que los intereses de su mano iban acercandose a la parte trasera de Sango siendo detenidos a su vez por una buena cachetada cortesía de Sango

 

- n.nU, pues la he estado practicando desde que tenía 5 años, fue algo difícil pero en ese entonces mi papá la practicaba conmigo y hasta la fecha la sigo practicando – dijo Akari

 

- Que bien!! – dijo Shippo

 

- Creo que ya es hora, será mejor que comienzen a practicar n.n – dijo Kagome entusiasmada

 

            Así, todos se dirigieron de nuevo hacia la pradera, donde Sango se encontraba explicandole a Akari el manejo del boomerang

 

- La técnica está en que no dejes que el boomerang se dirija a un objetivo que no tengas fijo y para recibirlo sólo tienes que adoptar esta posición – decía muy concentrada la exterminadora

 

- Ya veo

 

- Te mostrare primero como se hace y después lo haras tu, te parece?

 

- Si esta bien

 

            Asi Sango lanzo su boomerang a los arboles que se encontraban frente a ellas, tomandolo con gran agilidad, Akari no perdio detalle alguno de los movimientos de la exterminadora, ahora le tocaba el turno a ella

 

- Mira tomalo asi y lanzalo con todas tus fuerzas

 

- Si

 

- Yo apuesto a que puede hacerlo – dijo Shippo a unos cuntos metros de ellas

 

- Feh! Sería imposible que lograra utilizar el boomerang de Sango en tan solo una practica – dijo Inu Yasha

 

- Pero no se olviden que es la reencarnación de una guardiana divina – dijo el houshi

 

- Si monje Miroku tiene razón, pero como dice Inu Yasha, a Sango le tomó mucho tiempo aprenderlo y aunque Akari sea una guardiana divina, sus poderes no estan desarrollados completamente

 

- Shh silencio ya va a hacerlo

 

            Akari lanzó el boomerang hacia los árboles que Sango le había indicado, este tiro los arboles de aquel sitio volviendo hacia Akari con una gran velocidad, Akari adopto una posición diferente a la que Sango le había indicado, pero aun asi tomó por el borde inferior al boomerang y este se paralizó al instante

 

- Es asi como se realiza Sango? – pregunto Akari un poco desconcertada

 

- Ehh? Ah si O.O Lo lograste y a mí me había tomado 5 años aprenderlo – dijo Sango

 

- Kagome lo logre!!! – exclamaba Akari feliz

 

- Sii lo lograste – dijo Kagome

 

- Lo ven!, se los dije, gane mi apuesta – dijo Shippo muy contento

 

- Feh!! Es hora de que nos vayamos, mañana continuaremos con el entrenamiento – exclamó Inu Yasha

 

Todos: Haiii

 

            Así, todos partieron de regreso a la aldea, cuando llegaron, el atardecer estaba yéndose para dar lugar al anochecer. Todos estaban disfrutando de una fogata, Kagome había traido malvaviscos de su época y los demás se encontraban escuchando más historias de Akari acerca de la época en la que ella y Kagome vivían. Inu Yasha por su parte se encontraba en la rama más alta del árbol que se encontraba junto a ellos

 

- Inu Yasha baja de ahí, anda, traje malvaviscos para compartir – decía la miko

 

- No molestes a mi no me interesan ese tipo de tonterías – decía el hanyu molesto

 

- Osuwari! – exclamó la chica haciendo que el hanyu cayera con un golpe sordo en el césped – así es mucho mejor, además es mejor que estemos todos juntos n.n

 

- XoX

 

- Chicos este lugar es maravilloso, puedo ver todas las estrellas y hace mucho que no me divertía tanto – dijo Akari – esperen un segundo, ahora vuelvo

 

- Akari a dónde vas? – preguntó Kagome

 

- Voy por mi cámara

 

- Kagome qué es una cámara? – preguntó el hanyu quien se había recuperado de la caída y se encontraba degustando un malvavisco (N/A: A ustedes no les encantan los malvaviscos asados? n.nU)

 

- Verás es un artefacto con el cual plasmas una imagen en un trozo de papel especial – explico Kagome

 

            Akari fue y regresó rápidamente con una pequeña cámara digital, todos se sorprendieron por el tamaño de esta y se preguntaban como tal cosa podia plasmar una escena

 

- Bien chicos juntense y sonrían, le pondré en automático – advirtió Akari

 

            Cuando todos se juntaron, Akari fue hacia ellos y todos juntos sonrieron, pero de pronto una luz salió de la cámara haciendo que minutos después todos se habían quedado cegados por aquel flash

 

- Qué fue esa luz? – dijo Shippo entrecerrando sus ojitos

 

- Se le llama flash Shippo, sirve para iluminar el área del lugar donde te encuentras y asi se aprecie bien en la fotografía – explicaba Kagome

 

- Bien chicos que les parece si platicamos un poco más? – sugirió Sango

 

- Si me parece bien, señorita Akari piensa contarnos otra interesante historia suya? – pregunto el houshi

 

- Mejor que Kagome empieze a contarles una historia, yo regreso en un momento, quisiera dar un paseo

 

- Bien pero no tardes – dijo Kagome observando como Akari se alejaba para adentrarse en el bosque

 

- Señorita Kagome esta bien que la deje ir sola? Podría ser muy peligroso – dijo el houshi

 

- No lo creo, Sesshoumaru anda cerca de aquí – exclamó el hanyu olfateando a su alrededor

 

- Ya veo, entonces Akari fue a ver a Sesshoumaru pero como es que se dio cuenta de su presencia?

 

- Yo que se

 

- Cómo que fue a ver a Sesshoumaru? – preguntó Sango desconcertada

 

- Así que su pequeña prima mantiene un romance secreto con el señor Sesshoumaru – dijo el houshi pensando

 

- Orale!! Entonces se gustan – exclamó el zorrito

 

- Vayamos a ver que sucede – dijo Kagome poniendose de pie

 

- Kagome estás loca? Sesshoumaru podría detectar nuestra presencia además esto no es nuestro asunto u.uU – dijo el hanyu

 

- Claro que lo es, Akari es nuestra amiga, yo apoyo a Kagome – dijo el zorrito

 

- Y nosotros también – dijeron Sango y Miroku al unísono

 

- Miau – se escucho el sonido de Kirara como una afirmación

 

- Bien pero si nos descubre y los mata no será mi culpa – dijo el hanyu

 

            Mientras que en el bosque, Akari se encontraba realizando varias armas con la flama que salía de su mano izquierda, de pronto, Sesshoumaru salió de las sombras y ambos se desconcertaron al volver a verse

 

- Sesshoumaru qué haces aquí? – preguntó Akari

 

- Yo he venido por Rin, se ha escondido en los alrededores – dijo cortante

 

- Ah ya veo – dijo Akari un poco triste por la respuesta del youkai

 

- Y qué es lo que haces tu aquí? – pregunto el youkai

 

- Pues he venido a practicar un poco, pero creo que es mejor que yo también me vaya – dijo Akari

 

            Al ver como Akari daba media vuelta para irse, en la mente de Sesshoumaru la misma voz que había creido oir la noche anterior, le decía que no dejara que se fuera y su corazón por primera vez se mostraba deseoso de tomar a aquella chica y mostrarle todos los sentimientos que se encontraban reprimidos en el, por primera vez en su vida, en su interior, Sesshoumaru se encontraba peleando contra ese sentimiento que quería salir y su orgullo como el taiyoukai que era, pero su corazón fue quien hablo esta vez

 

- Espera… no te vayas

 

            Akari se desconcerto aun más por aquella actitud que el youkai mostraba, pero eso no le impedía sentirse feliz por tal petición. No sabía cómo ni por qué, pero ahora su corazón y mente se habían fusionado para dar paso a un sentimiento que le era desconocido pero que al fin de cuentas, era agradable

 

            Mientras que a unos cuantos metros de ellos, un grupo de curiosos se encontraban viendo lo que sucedía y que por pura suerte no habían sido detectados aun por Sesshoumaru

 

- Kagome qué sucede? – preguntaba el kitsune

 

Todos: Shhh…… silencio

 

- Inu Yasha crees que tu hermano se encuentre enamorado? – pregunto Miroku

 

- Feh! Lo dudo mucho aunque esa forma de actuar, jamás la había visto en el – dijo el hanyu seriamente

 

- Esperen algo esta ocurriendo – dijo la exterminadora

 

- L e dijo que no se fuera – dijo Kagome

 

            Volviendo con Sesshoumaru y con Akari, esta habia dado media vuelta de nuevo y se había encontrado con los ojos dorados de un youkai que le miraban intensamente, pero esto no le provocó temor alguno, más bien deseaba saber que se encontraba detrás de aquellos brillos en su mirada. Sesshoumaru en cambio, no pudo evitar perderse en la mirada de Akari y ahora se encontraba librando su mayor batalla, la de sus sentimientos, de el jamás se esperaría que pudiera cambiar su manera de ser o de tratar a los demás, pero esta chica estaba cambiando todo su ser y el no aceptaba eso. Por más que intentara ocultar lo que sintiera, tarde o temprano se daria cuenta de su equivocación y con ello quizás traería su mayor fracaso. Akari pudo darse cuenta de que algo le sucedía a Sesshoumaru, su corazón y mente le decían que debía apoyarlo, y como sabemos en este tipo de situaciones, son los sentimientos los que hablan por nosotros, así que lentamente se fue acercando a Sesshoumaru y cuando estuvo frente a frente con el, le miro unos segundos para después decirle:

 

- Gracias por escucharme – susurró lentamente la chica para darle un tierno beso en la mejilla al youkai

 

            Sesshoumaru pudo sentir como un cálido sentimiento le rodeaba el alma y al darse cuenta de la cercanía de Akari, su corazón deseaba abrazarla y de esa forma hacerle saber todo lo que significaba para el. Y entonces sucedió, el sentimiento albergado en el pudo derrotar a su orgullo, lentamente sus brazos fueron rodeando en un tierno abrazo a Akari (N/A: Pongos sus brazos porque aquí no quiero que Sessho tenga uno solo ok?). Ella no se desconcerto, al contrario, correspondio a aquel abrazo

 

- Sesshoumaru… yo… - decía tímidamente la chica mientras un leve sonrojo se formaba en sus delicadas mejillas

 

- No digas nada sólo… - el youkai no pudo terminar la frase

 

            Akari se acercó lentamente a el y sello sus palabras con un tierno beso, el youkai se sorprendio ante tal acción, pero no pudo evitar corresponderle, así ambos quedaron unidos por un delicado y tierno beso mientras que sus corazones palpitaban al son de una hermosa melodía, producto del amor que había surgido en ellos…

 

regresar a principal