Make your own free website on Tripod.com

Capítulo VI: Realidades de un destino

 

            En el corazón del bosque, Kagome e Inu Yasha continuaban tras Akari, Sango y Miroku se habían quedado a cuidar de la Anciana y de Shippo

 

- Inu Yasha… ya has encontrado el aroma de mi prima? – preguntaba Kagome preocupada

 

- Si, puedo percibir levemente el aroma de su sangre pero… - decía Inu Yasha dudando

 

- Pero qué? – dijo una Kagome angustiada

 

- También puedo detectar el aroma de… Sesshoumaru – exclamó el hanyu

 

- Pero cómo? Inu Yasha apresúrate!! Sesshoumaru pudo haberle hecho algo a Akari – gritó Kagome

 

- Si Kagome ya lo sé – dijo el hanyu un poco fastidiado

……………………………………………………………………………………………………………………

 

- Ay que bien!! Por fin lo logré – dijo Akari sonriente

 

- Akari finalmente lo lograste!!- exclamó Rin feliz

 

- Sipi!! Ahora voy con Kagome!!

 

- Ni lo intentes, esa humana y el híbrido de Inu Yasa se están acercando y no dudo que pronto te encuenten – dijo Sesshoumaru con su habitual frialdad

 

- Qué? En serio!! Eso es maravilloso – dijo Akari – Auch!! – exclamó pues había vuelto a tropezar y a caer de rodillas

 

- Akari!! Estas bien? – preguntó Rin

 

- Si Rin no te preocupes, sólo me resbale n.nU – contestó Akari

 

            Mientras Akari descansaba sentada junto con Rin, Jaken observó que su amo había adoptado una expresión diferente, cosa que el jamás había visto, su amo siempre miraba a todos sin mostrar expresión alguna o en dado caso, repulsión, pero ahora su mirada era suave y tampoco mostraba indiferencia o frialdad alguna, al contrario, su vista emitía un brillo especial pero lo más extraño de todo era que la dueña de esa mirada era aquella chica extraña, pero el por qué? Aun no lo sabía

 

- Amo Sesshoumaru podría decirme por qué estamos aquí y no nos hemos ido ya?, si Inu Yasha está cerca ya no hay de qué preocuparse con esa chiquilla – dijo Jaken

 

- Hay cosas que quiero saber acerca de esta chica – respondió Sesshoumaru sin apartar la vista de Akari

 

- Amo acaso… acaso usted quiere saber qué es lo que Naraku quiere de ella? – preguntó Jaken intimidado

 

- Algo más que eso – respondió Sesshoumaru

 

Jaken (pensando): Qué será lo que el amo Sesshoumaru quiere saber de esa chiquilla? Y además porque adopta esa mirada con tan sólo verla… será que usted amo se ha… no no no, eso no puede ser, además de todo apenas la conoció, será mejor que me quite esas ideas, ella es una humana y esa es la especie que más le desagrada al amo Sesshoumaru a excepción de Rin, aunque esta humana no despide aroma alguno de su raza, más bien se percibe tranquilidad y emite una presencia que es algo extraña… pareciera como del tipo… divino… acaso eso es lo que el amo Sesshoumaru quiere saber… - pensaba hasta ser interrumpido por la voz de Kagome

 

- Akari!!! Prima estás bien? – preguntó Kagome dirigiendose rápidamente hacia ella

 

- Sesshoumaru maldito! Qué le has hecho – exclamó Inu Yasha empuñando a Colmillo de Acero

 

- Inu Yasha te equivocas, tu hermano no me hizo daño, lo que pasó fue que tuve una batalla contra ese maldito de Naraku – dijo Akari con rabia

 

- Qué dices? Acaso te enfrentaste directamente contra Naraku? – preguntó Kagome

 

- Que esperabas, no iba a seguir huyendo además fue mejor así

 

- Inu Yasha quiero que me expliquen qué demonios es ella, no desprende ese desagradable olor de humana ni de ninguna clase – preguntó Sesshoumaru quien había permanecido en silencio

 

- Sesshoumaru… entonces tenía razón, es verdad que ella no desprende aroma alguno pero… supongo que tú también pudiste percibir una presencia poderosa mientras peleaba contra Naraku o me equivoco? – dijo el hanyu seriamente

 

- Así es, si es cierto que ella posee ese Cristal, quiere decir que…

 

- Pertenece a la raza divina o.o – exclamó Jaken sorprendido

 

- Pero a qué se refieren? Cómo que Akari pertenece a la raza divina, no lo entiendo – dijo Kagome alterada

 

- Veras Kagome, por lo que se en esta época existen tres tipos de razas en la tierra, los youkais, los hanyus y los humanos, pero… - dijo Inu Yasha apesadumbrado

 

- En las tierras sagradas existen sólo los seres divinos que a su vez se dividen en dos partes, los que controlan los infiernos y los que controlan los paraísos – interrumpió Miroku quien había llegado junto con Sango, la anciana y Shippo

 

- Se dice que los infiernos se componen de nueve círculos concéntricos en los que se acumulan todo tipo de odios, maldades y quienes entran ahí, es decir los pecadores, son los pilares humanos que sufren los más fuertes tormentos que algún ser haya podido sufrir a manos de esos controladores – dijo la Anciana sintiendo un escalofrío recorrer su cuerpo de tan sólo imaginarlo

 

- Así es, pero en los cielos… quienes entran son llamados iluminados, pero así como en los infiernos hay pilares humanos, en los cielos son pilares espirituales – dijo Inu Yasha

 

- Espera, esos pilares espirituales de los que hablas, por qué poderes son hechos o mantenidos? – preguntó Kagome calmandose un poco

 

- Son hechos por los poderes de los 7 dioses y son vigilados por los 14 guardianes celestiales – contestó Inu Yasha

 

- Esperen, pero qué tengo que ver yo en todo eso? – preguntó Akari

 

- Acaso… acaso esa chica es una de las guardianas espirituales? O.o – dijo Jaken consternado

 

- Me temo que también podría ser… una diosa – dijo el houshi pensando

 

- Qué… qué acabas de decir? Creo que no escuche bien acaso quieren decirme que yo… yo soy algo divino? o.o – dijo Akari entrando en un estado de shock

 

- Posiblemente así sea señorita Akari – exclamó el houshi

 

- Disculpen la interrupción pero alguno de ustedes me podría explicar que fue ese extraño poder que rodeo a Akari?, yo también pude sentir que algo muy poderoso y a la vez imponente emanaba del cuerpo de Akari – dijo Rin

 

- Si, aunque estuvimos muy lejos de aquí, claramente pude sentir una presencia bastante poderosa – dijo Sango

 

- Ahora que lo mencionan, antes de caer desmayada, también pude sentir la presencia de la perla – afirmó Kagome

 

- Ya veo, entonces Akari, es verdad que tú posees un fragmento de la perla fusionado con el Cristal, demo… donde puede estar – dijo la Anciana

 

- Lo tiene en la sangre – dijo Inu Yasha sorprendiendo a todos – cuando fue herida por Naraku, pude percibir una extraña mezcla de poderes y presencias, he de pensar que tú también pudiste oler esa extraña mezcla o no Sesshoumaru?

 

- Sí claro que pude percibir ese aroma – dijo el youkai mostrandose indiferente y haciendo una breve pausa entre pensamientos: es por ello que Naraku dijo que ahora deseaba más el poder de la sangre de esta chica – Sin duda, Naraku planea apoderarse de los poderes de esta chica y así podría obtener la forma completa de un youkai, pero qué tonto

 

- Pero aun no nos han explicado lo que sucedió – dijo el monje Miroku

 

- Pues ella y yo nos encontramos aquí mientras escapaba de aquí pero minutos después, Kohaku apareció y… - comenzó a decir Rin hasta ser interrumpida por Sango

 

- Que Kohaku estuvo aquí? – preguntó la exterminadora con esperanzas

 

- Así es, y le dijo a Akari que podría sacar más poder del que tiene si practicaba y desapareció entre las sombras dejandole un arco sin ninguna flecha – dijo Rin recordando

 

- Un arco sin flechas? Entonces como es que pudiste defenderte de Naraku? – preguntó Kagome extrañada

 

- Eso fue lo más extraño de todo, ella sacó centenares de flechas de no sé donde – dijo Rin

 

- Parecían flechas de fuego y justo antes fue cuando se comenzó a sentir la presencia que rodeaba a Akari por completo – dijo Jaken sin dar crédito aun a lo que había visto

 

- Esas flechas fueron hechas por su energía y logró lastimar lo suficiente a Naraku como para que este empleara la huída y se fuera de aquí – dijo Sesshoumaru quien aun pensaba en las palabras de Naraku

 

- Pero después de que se marchó, muchos demonios y espiritus llegaron a atacar a Akari

 

- Y yo me enoje bastante – dijo Akari cabizbaja

 

- Y sacó una flecha más del arco, pero esta flecha era una sola y bastante grande que logro acabar con todos los demonios sin ni siquiera tocarlos – aseguro Jaken

 

- Pero después de eso cayó desmayada y ha tratado de ponerse de pie hasta entonces – dijo Rin con una amplia sonrisa

 

- Eso es lo que menos importa – dijo Akari poniendose de pie una vez más – Tengo cuentas pendientes contra Naraku, así que vamos tras el, no debe estar muy lejos – decía mientras estaba a punto de caminar y… - Ayyy ya me duele YoY – dijo cayendo una vez más de rodillas (N/A: Jejeje lo sé, choca que se caiga tantas veces pero es la ultima lo prometo!! n.nU)

 

- Akari No estás en condiciones de levantarte y mucho menos de caminar – dijo Kagome con ternura

 

- Kagome tiene razón, debes descansar – dijo Sango

 

- Es lógico que este tan cansada, no cualquiera que pelea contra Naraku y sale vivo de esa batalla, salga ileso del todo, señorita Akari debo reconocer que usted posee bastantes poderes, logro lastimar de consideración a Naraku y salió con vida después de haber utilizado tanta energía por primera vez – dijo el houshi acercandose poco a poco a Akari tomandola de las manos – Señorita si me permite decirlo, si tuviesemos hijos juntos… auch!! – exclamó con dolor el monje tras recibir una cachetada tipo mega patrocinada por Sango – XoX

 

- Excelencia mejor no lo intente n.nXXX – dijo Sango furiosa

 

- Ese Miroku, no importa la situación, sus mañas nunca cambiarán ¬¬U – dijo Shippo

 

- Bien Sesshoumaru, supongo que te debemos a ti y a Rin las gracias por haber acompañado a Akari hasta que llegamos – dijo Kagome

 

- Ahorratelas humana, yo sólo quería saber acerca del origen de esa chica y también porque no se podía percibir el aroma de humana que se suponía debía poseer – dijo fríamente el youkai

 

- Pero que soberbio eres de verdad que no se cómo te puedes soportar tu mismo ¬¬ - dijo Akari

 

- Insolente, si no pudiste derrotar a Naraku cómo te atreves a retarme? – dijoel youkai viendola muy feo

 

- A ver, por qué será que no lo derrote? – dijo la chica como pensando la respuesta – será acaso porque APENAS SABÍA LO QUE PODÍA HACER – grito Akari furiosa

 

Todos menos Sesshoumaru: O.O le acaba de gritar a Sesshoumaru – dijeron al unísono

 

- Insolente cómo te atreves a hablarme así, acaso no sabes con quien te estas metiendo? – dijo Sesshoumaru indignado

 

- Claro que se con qué tipo de ser estoy hablando!! Con un arrogante, soberbio y orgulloso demonio que piensa que todos los seres a su alrededor son inferiores a el!! – exclamó Akari aun más furiosa

 

- Akari… será mejor que no lo sigas provocando n.nUU – dijo Kagome con la voz apagada

 

- Señorita Akari será mejor que haga caso a lo que la señorita Kagome le dice – dijo el houshi mirando de reojo a Sesshoumaru

 

- Jaken, Rin, vámonos, ya averigue todo lo que quería saber – dijo Sesshoumaru retirandose el lugar

 

- Ja! Lo sabía, se está retirando porque sabe que lo que digo es cierto ¬¬ – dijo Akari burlescamente

 

- Con que derecho te atreves a decir que yo soy el arrogante, cuando tu crees que por poseer el Cristal y por la remota idea de ser una guardiana divina, puedes desafiar a cuanto ser se te presente, no intentes hacerte la valiente cuando te respaldas por poderes que aun no sabes controlar – dijo Sesshoumaru mirando a Akari

 

- Eso no es verdad, no soy como tú, yo peleo por mí y por mis amigos no por mostrarle a todos que soy mucho mejor y más fuerte – dijo Akari bastante enojada pero a la vez intimidada por la cercania de Sesshoumaru (N/A: Ya saben que los hanyus y youkais corren a una gran velocidad, pues eso hizo Sesshoumaru quedando frente a frente con Akari, aunque el es más alto n.nU)

 

- No me retes – susurró el youkai

 

- No tiene nada de malo que sea un poco competitiva – le contestó Akari

 

            Mientras ambos se fulminaban con la mirada, Sesshoumaru notó que la expresión de Akari era de un verde intenso y además de todo reflejaban orgullo, valentía y sobre todo se mostraba desafiante pero su presencia era bastante tranquilizadora y pudo sentir de nuevo como una sensación le embargaba la sangre y lo hacía calmarse y transformar su mirada, que había vuelto a ser fría, de vuelta a la melancólica. Akari por su parte, pudo observar que los ojos de Sesshoumaru eran de un dorado bastante penetrante e intimidante pero también reflejaban un brillo y una presencia protectora

 

Akari (pensando): Esta sensación, es como si mi corazón me dijera que con el estoy protegida y… complementada, ese brillo que emiten sus ojos, es idéntico al ser con el que soñaba… pero qué tonterías pienso – exclamó dentro de su mente desviando al mismo tiempo su mirada hacia el río

 

Sesshoumaru (pensando): No cabe duda de que es valiente y sobre todo especial pero también es hermosa… acaso ella es aquella chica con la que he soñado últimamente?... no qué tonterías estoy pensando – pensaba hasta interrumpir sus pensamientos desviando la mirada

 

            Todos los presentes, estaban bastante sorprendidos pues jamás habían conocido a alguien que desafiara a tal grado a Sesshoumaru y mucho menos habían conocido a algun ser que saliera con vida o ileso después de decirle tales cosas al taiyoukai

 

- Pero qué pasa ahí? O.O – dijeron todos en susurro

 

- Rin Jaken… vamonos – dijo el taiyoukai dandole la espalda a Akari

 

- Haii – dijeron Rin y Jaken al unísono

 

            Inu Yasha se había percatado de lo que había sucedido con Sesshoumaru y Akari y sin poder contener la duda fue hacia Sesshoumaru:

 

- Seshoumaru…

 

- Qué quieres? – dijo Sesshoumaru con desprecio

 

- Dime… acaso te has enamorado de Akari? – susurró Inu Yasha  por lo bajo

 

- Pero qué tonterías estás diciendo? n.nXXX tú sabes muy bien lo que pienso acerca de los humanos ¬¬ - dijo Sesshoumaru comenzando a desear matar ahí mismo a Inu Yasha

 

- Pero ahora que te has enterado que no es una humana, sólo en apariencia, te gusta verdad? n.n – dijo el hanyu de lo más inocente

 

- Eso es de comprenderse señor Sesshoumaru – dijo Miroku que había llegado sin ser visto –  ella es muy bonita, valiente, desafiante y además de todo poderosa – decía el monje pensando sus posibilidades con Akari

 

- Tú que demonios haces aquí? n.nXXX – preguntó Sesshoumaru haciendo uso de su autocontrol

 

- Anda Sesshoumaru, confiesa, te gusta o – preguntaba el pequeño kitsune quien al igual que Miroku paso desapercibido

 

- Te enamoraste de ella – dijo Inu Yasha

 

- Inu Yasha si de verdad tu y tus amigos aprecian su vida, será mejor que no se metan en cosas que no les incumbe u.uXXX – amenazó el youkai

 

- Señor Sesshoumaru no se altere, es de lo más normal que sienta algo por la señorita Akari – dijo el houshi con voz de comprensión

 

- Yo no estoy enamorado de ella y aunque así lo fuera mi vida amorosa no es asunto suyo!!! – exclamó muy disgustado

 

            Sesshoumaru se marchó después de decir eso, seguido por Rin y Jaken quien también trataba de contener que una risita nerviosa saliera de su boca pues de verdad le alegraba mucho saber que su amo sentía por un ser algo más que despreció e indiferencia. Mientras ellos se alejaban, Akari se levantaba poco a poco con la ayuda de Kagome.

 

- Bien Akari, es mejor que regresemos ya a la aldea, necesitas descansar – dijo Kagome dulcemente

 

- Es verdad señorita Akari, suba a mi espalda que yo la llevaré con gusto – dijo el houshi incandose pero, de nuevo, siendo victima de la maldición en su mano

 

- Eso si que no, Kirara la llevará ¬¬ - dijo la exterminadora preparando la artillería de su mano

 

- Akari no confíes en ese monje, es un depravado ¬¬ - aseguró Shippo

 

- Pero si yo… YoY

 

- Bien vámonos – ordeno Inu Yasha

 

            Mientras cada grupo iba en direcciones opuestas, una chica y un youkai estaban siendo víctimas del juego del destino, su encuentro había llegado al fin tras muchas noches de sueños extraños en los que sólo se limitaban a observar la hermosa mirada del otro y a mantenerse tranquilos y sobre todo podían sentir como un tipo de sensación les embargaba las venas y ahora, el corazón

 

- Eras una realidad pero ahora es cosa del destino – susurraron ambos al unísono mientras se retiraban por lados opuestos

           

            Pronto llegaría el momento en el que la ruleta de lo inevitable daría su veredicto al apartar los orgullos de ambos jóvenes para hacerlos reconocer el sentimiento que nacía en ellos pero, más que nada, en el fondo de sus sentimientos era donde se encontraba y florecía tal cual un capullo de sakuras en pleno invierno, algo asombroso y a la vez hermoso…

regresar a principal