Make your own free website on Tripod.com

Capítulo 7: un youkai en casa, Inuyasha al cuidado de Kagome

 

Una chica de largos cabellos azabaches corría como podía y a su lado un ser de ropas rojas como el fuego se encontraba inconsciente. Shippo cuidaba de ella hasta cuando llegan al castillo.

 

Kagome: debemos de darnos prisa! Está perdiendo mucha sangre!

Shipo: si!

 

Continuaron su camino hasta cuando llegan a la habitación de la chica, sus damas de compañía estaban asustadas con la inesperada llegada de Kagome.

 

Minako: Kagome-sama!

Naomi(viendo al chico): pobre! Está muy herido!

Kagome: lo encontré hace un momento creo que lo mejor sería que curemos sus heridas.

 

Las damas de compañía de Kagome llevan a Inuyasha a un futon donde le quitan sus ropas en donde estaban las heridas mientras comienzan a curarlo.

 

Shippo: crees que se salve?

Kagome: yo espero que si.

 

Los dos esperan un momento hasta cuando las mujeres habían terminado su labor, Inuyasha estaba al parecer durmiendo.

 

Minako: llegó a tiempo.

Naomi: un poco mas y no llega vivo.

Shippo(tiene algo en sus manos): Kagome! Kagome! Que vamos a hacer con esta espada vieja?

Kagome: esa...

 

En ese mismo instante Kagome recuerda la katana gigante que Inuyasha tenía en sus manos cuando lo había visto pelear. Ella se acerca a Shippo y toma la espada.

 

Kagome: creo que lo mejor sería que la guardáramos no lo creen así?

 

Todos asienten y las damas se van de ahí.

 

Shippo: por lo que veo ese humano si que pasó por un mal momento,

Kagome(lo mira): no sé... pero, ese rostro... me pareció haberlo visto antes.

 

El youkai que ahora estaba en donde vivía Kagome estaba inconsciente, pero dentro de si, parecía estar pensado.

 

Inuyasha(pensando): ...jazmines, porque... si... si no hubiera sido por eso... no estaría en este estado...que haré?

 

No pasa mucho tiempo cuando todos se disponen a dormir.. había sido un día muy largo... aunque se podía ver que cerca de un pequeño templo varias personas estaban reunidas, entre ellos Matashi y los amigos de Kagome.

 

Matashi: a como van las cosas aquí, creo que lo mejor sería que ustedes, Miroku y Sango vigilen el tesoro de nuestra familia.

 

Miroku: ya veo... entonces los youkais...

Sango: ya quieren a como de lugar la Shikkon no tama.

Matashi: si, había mandado a varios de mis espías a tierras de Youkais pero ninguno regresó.. veo que esos seres no son nada torpes.

Sango: y, sabe algo del aura que apareció en esa ocasión?

Matashi: hay muchas formas, pero aun no es el momento adecuado.. es mejor que regresen a sus aposentos y descansen.

 

Entonces Sango y Miroku se van de ahí, Matashi solo mira por unos instantes el pequeño templo.

 

Matashi: algún día, la Shikkon no tama será usada por la persona elegida... pero, puede atraer desgracias y destrucción...

 

Al día siguiente Inuyasha aun no despertaba, pero Kagome ya se había vestido para irse con Kaede; ella de pronto, decide mirar por unos instantes al youkai...

 

Kagome: parece que...

 

En ese mismo instante Inuyasha abre sus ojos mostrando unos ojos dorados y mirada asesina. Kagome se queda paralizada mientras que Inuyahsa gritaba y lanza a Kagome a un lado. El youkai habá salido de un trance en el cual lo hizo volver a su forma original.

 

Inuyasha(serio): donde... donde... donde rayos estoy????

 

La chica estaba algo adolorida por el golpe y cuando se siente mejor se da cuenta y no sabe que decir,  reconocía a la perfección ese rostro, esa mirada...

 

Inuyasha: mujer... de jazmines...

 

Kagome nunca se imaginó que la persona que había recogido la noche anterior había sido ese youkai que una ocasión quiso acabar con su vida, pero por alguna razón no lo había hecho. Dentro de ella un miedo comenzó a fluir, pero fuera de ella trataba de disimularlo, se levanta y se acerca.

 

Kagome(seria): debería de dar las gracias de una mejor manera... youkai...

Inuyasha: ¬¬* nani? A mi ninguna humana me dice lo que está bien o mal.

 

El youkai trataba de levantarse pero su costado aun estaba muy adolorido y cae, Kagome trata de ayudarlo pero Inuyasha se lo impide.

 

Inuyasha: ni se le ocurra tocarme con sus manos humanas!

Kagome: piensa irse así?

Inuyasha: donde, donde esta mi colmillo! ¬¬ hey! Dígame!

Kagome: ah... se refiere a esa espada vieja…

Inuyasha(gritando): que no es una espada vieja!

Kagome: u_u si que tiene genio.

Inuyasha: rayos!... esta herida...

Kagome: porque no mejor se queda aquí hasta que se sienta mejor?

Inuyasha: y pensar en estar entre humanos? Feh! no diga tonterías!

 

El pequeño zorrito solo observaba lo que estaba pasando. El youkai no le queda otra mas que acostarse de nuevo.

 

Inuyasha: no me queda otra opción que quedarme aquí...

Kagome: con ese genio nadie soporta a un youkai.

Inuyasha(sin mirarla): mire, tengo nombre... ni que fuera una mascota... soy Inuyasha.

Kagome: Inu... yasha?

 

Inuyasha no le contesta porque se había quedado dormido, Kagome dentro de sí estaba confundida.

 

Shippo: ya nos vamos?

Kagome: si, es hora.

 

Así los dos se van de ahí y dejan al youkai dormido en el futon... por otro lado, en tierras no muy lejanas... Sesshoumaru había despertado, mira a su alrededor y se da cuenta que estaba en su habitación.

 

Sesshoumaru: como es que... llegué aquí?

 

El youkai toca su cabeza un poco mientras ordenaba sus ideas.

 

Seshsoumaru: no sé como llegué aquí... solo recuerdo haber visto una piel de mandril caer y una silueta... rayos! >_<

 

Pero es interrumpido con la presencia de su padre.

 

Inutaisho: ya era hora que despertaras, algunos de mis siervos te encontraron inconsciente a las afueras de una sala...

Sesshoumaru: ya veo..

Inutaisho: que pasó?

Sesshoumaru: eso mismo quisiera saber... no recuerdo nada y.. que hay del ser de la piel de mandril?

Inutaisho: ah! si, se ha retirado por el momento.

 

Cuando escucha esas palabras Sesshoumaru se queda pensativo, su padre no le dice nada mas y se retira del lugar... el youkai se levanta y al mismo tiempo se viste.

 

Al lejos de ahí, en un lugar un poco apartado... una pequeña niña de vestimentas blancas, tenía en sus manos un espejo redondo.. parecía que alguien entre las sombras observaba todo lo que sucedía.

 

¿?: Kanna... entonces, ese Inuyasha sobrevivió?

Kanna: así es... amo...

¿?: kuso! Pero por mas que lo intente no puedo sentir su presencia...

Kanna: que tiene pensado hacer?

¿?: hacer? Mantener la guardia, si de por si... no puedo hacer las cosas con toda la libertad, esos hijos de Inutaisho-sama no son fáciles de engañar.. busca a Kagura y le avisas que tiene que buscar a Inuyasha.

Kanna: de acuerdo... amo...

 

La niña desaparece del lugar y la silueta solo se queda viendo a la nada... Naraku, parecía estar muy pensativo.

 

Naraku: je, tengo que apresurarme, no vaya a ser que ella descubra  su propio secreto o que ese youkai de Inuyasha acabe con su vida.. ie no puedo darle esa oportunidad...

 

Naraku también se va del lugar y decide caminar un poco por los alrededores.

 

En la aldea Kagome, Sango, Shippo y Miroku estaban ayudando a Kaede en algunas cosas que ella les había pedido.. todos lo hacían de buena manera aunque Shippo no tanto.

 

Pasan unas horas y todos estaban algo cansados, comienzan a conversar un poco mientras tomaban un poco de té.

 

Kagome: jejeje esto está delicioso!

Miroku: opino lo mismo.. Sango-san usted si que sabe preparar un buen té...

 

Como el monje estaba muy cerca de Sango éste... bueno... comenzó a tocar..

 

Sango(hecha una furia y golpea a Miroku): HOUSHI HENTAI!!!!!!!!!!¬¬****

Shippo: pobre... eso si que realmente duele.

Kagome: Miroku nunca cambia  ^^U

Kaede: y bueno, que han podido saber acerca del ataque nocturno que hubo hace poco?

Sango: por desgracia nada aun...

Miroku: yo digo lo mismo.

Kaede: bueno, al menos yo si... solo sé que la Shikkon no tama no lo hizo por simple coincidencia..

Kagome: que es lo que quiere decir?

Kaede: solo puedo decir, que esa joya tiene alma propia... no es bueno que lo sepan aun, puedan que haya youkais entre nosotros.

Miroku: nani?

Kaede: si, hay algunos youkais que tienen la habilidad de hacerse pasar por un humano hasta la manera de que un monje, sacerdotisa o cualquier humano que tiene poderes sobrenaturales no sientan sus presencias.

 

Tanto Shippo como Kagome se quedan sin que decir, ella sabía que un ejemplo claro era Inuyasha y Shippo porque lo había visto y sabía que era un youkai...

Sango: sucede algo? Están muy callados los dos.

Kagome: no pasa nada!... ya me tengo que retirar, nos veremos en otra ocasión ^^

Shippo: yo me quedo.

Kagome: como quieras.

 

La chica se va de ahí... Kagome por una parte estaba preocupada por Inuyasha y mas porque estaba herido y no era bueno que su padre o cualquier persona que entre a su habitación y que no sean sus damas de compañía, podría causar grandes problemas.

 

Inuyasha se encontraba sentado y viendo el jardín, al mismo tiempo veía a Kirara jugar con Souta.

 

Inuyasha: es extraño que ese tipo de animales esté con un humano...(mira al cielo) puedo sentir ese aroma de jazmines por todo el lugar... >_< rayos! Cada vez que lo huelo... siento como si...

¿?: como si que?

 

El youkai no se esperaba la presencia de Kagome, había regresado.

 

Inuyasha: eres tú, la mujer de los jazmines.

Kagome: por si no lo sabes tengo un nombre, soy Kagome Higurashi..

Inuyasha: feh! ¬¬

Kagome: oye! Trato de ser amable y mira como me tratas.

Inuyasha: trato a los humanos como ellos nos tratan a nosotros.

Kagome: nani? Que quieres decir?

Inuyasha: pues en que mundo vives?

Kagome: en este pero no se nada de lo que está pasando.

Inuyasha: no es bueno que una princesa como usted ande jugando a la guerrita.

Kagome: porque lo dices?

Inuyasha: solo lo digo por que si.

 

La chica no dice mas y sale de su habitación... aunque minutos después llevaba algo en sus manos, era... comida.

 

Kagome: los siervos me la han dado, es mejor que comas algo.

Inuyasha: comida preparada por humanos? Feh! ni de chiste!

Kagome: ¬¬ come.

 

El perro youkai siente el ki de Kagome que estaba perdiendo la paciencia por lo que mejor no dice nada y come algo(jejejeje si que tiene su genio la chica, ne? ^^U). Luego Kagome se sienta para hacerle un poco de compañía.

 

Inuyasha: pero que tanto haces?

Kagome: solo estaba haciendo compañía u_u

Inuyasha: pues no la necesito.

Kagome: acaso... siempre eres así?

Inuyasha: que es lo que me quiere dar a entender?

Kagome: no es nada, aunque.. solo quiero que me conteste algo.

Inuyasha: que es...

Kagome: te recuerdo a la perfección, tú eras ese youkai que tuvo la oportunidad de acabar con mi vida.. porque no lo hiciste?

 

Cuando dice esas palabras, Inuyasha deja su plato en la bandeja y se queda callado, Kagome baja un poco la cabeza como esperando que el youkai respondiera... al final Inuyasha se aclara un poco la garganta y contesta.

 

Inuyasha(viendo hacia la taza que contenía té): eso... ni yo mismo lo sé.. no suelo matar mujeres y niños..

Kagome: pero, porque tu especie hace esto? Que es lo que quieres de nosotros?

Inuyasha: ¬¬ eres un humano y por lo tanto mi enemigo, sería una tontería decir ciertas cosas.

 

La chica no dice mas y se queda callada, él hace lo mismo... ninguno de los dos vuelve a hablar de nuevo por un pequeño tiempo que para ellos fue eterno. En eso Inuyasha mira por unos instantes a Kagome, podía ver ese rostro que mostraba algo de confusión y sus cabellos azabaches que lo escondían un poco, de nuevo se sintió extraño cuando percibe ese aroma que tanto lo saca de su cabeza... Kagome siente la mirada de Inuyasha, esos ojos dorados posados en ella lo que hace que ella lo mire. Los dos se quedan mirando mutuamente hasta que se escuchan unas voces de afuera.

 

Minako: Kagome-sama! El señor Naraku ha llegado!

 

Los dos salen del trance y en Kagome aparece un pequeño rubor en sus mejillas por lo que hace que se apene.

 

Kagome: gomen na sai, tengo cosas que hacer... regreso después.

Inuyasha: ...

 

Kagome sale del lugar mientras que suspira.

 

Kagome(pensando): que fue lo que me pasó?... porque me sentí tan extraña...

Naomi: Kagome-sama, es tarde... tiene que prepararse.

Kagome: ah! Si!

 

Tiempo después ella aparece vestida con un kimono de color verde ante Naraku.

 

Naraku(abraza a Kagome): como te encuentras?

Kagome: bien, gracias..

Naraku: cuéntame como te encuentras?

Kagome: todo bien, al menos yo lo estoy.

Naraku: s, lo sé… pero, me han contado que te han visto en la aldea que está aquí cerca junto con un monje y una chica exterminadora.

 

Kagome se queda un poco sorprendida, no se esperaba que Naraku supiera algo de lo que hace generalmente todos los días.

 

Kagome: bueno yo...

Naraku: por lo menos deberías de decir, no lo crees así? No me gusta que andes así, puede haber un ataque y podrías salir lastimada, cosa que no me agradaría en absoluto.

Kagome: no se preocupe, se cuidarme sola.

Naraku: no importa, solo ten mas cuidado... y como van los asuntos de Matashi-san?

Kagome: disculpa, pero mi padre no me deja que sepa de sus asuntos, solo sé que el monje Miroku-san y la exterminadora Sango-san están aquí por alguna misión que él les encomendó.

Naraku: ya veo...

 

Mientras seguían hablando, en la habitación de Kagome, Inuyasha se siente un poco extraño.

 

Inuyasha: nani? Siento una presencia...pero, de donde...es conocida para mí, demo..

 

Y trata de levantarse pero su herida se lo impedía.

 

Inuyasha: rayos! >_< estoy como youkai y aun así no me siento bien... se supone que si los humanos me hieren mis heridas san rápidamente pero.. feh!... quiero saber de quien es esta presencia.

 

El youkai estaba un poco alterado, no sabía de donde provenía esa presencia maligna y muy poderosa... casi al mismo tiempo Naraku se siente un poco extraño.

 

Naraku(pensando): que presencia tan extraña.. no, no es un humano...tampoco de una miko..acaso.. de.. youkais?.. puedo reconocer esta presencia pero de quien?

Kagome: Naraku-san, sucede algo?

Naraku: no, nada... (pensando) tengo que investigar... jejeje y pueda que Kagome me ayude.

 

Cuando la noche había caído, Naraku de nuevo se retira del lugar y Kagome ya se encontraba de nuevo en su cama y descansando, Inuyasha por su parte ya también lo estaba...

 

Seguía pasando la noche tranquila, Kagome dormía plácidamente... pero Inuyasha logra levantarse de su cama y llega hasta ella.

 

Inuyasha: es mejor que lo haga ahora mismo...

 

En ese instante, el perro saca de sus ropas una pequeña daga y la desenfunda.

 

Inuyasha: al acabar tu vida... nosotros podremos tomar la joya Shikkon.

 

El arma estaba apuntando al cuello de Kagome y él estaba a punto de acabar de una buena vez por todas la vida de ella... en eso..

 

Inuyasha(pensando): pero... porque no puedo? Porque mas que lo intento no puedo hacerlo... duerme con tanta paz que no puedo hacerlo... rayos! >_< porque me siento tan raro?

 

Lo intentaba una y otra vez pero no podía, hasta que al final se rinde y deja caer la daga al piso.

 

Inuyasha(en tono derrotado): sería un ser sin honor si hago esto, por ahora ella seguirá viva... solo por un tiempo más, por ahora.

 

 

regresar